La OCDE saca los colores a la universidad catalana

stop

“Hay 600 másters distintos, pero ¿cuál de ellos responde a las necesidades de Catalunya?”, se pregunta el comité técnico internacional

08 de abril de 2011 (19:18 CET)

La presentación de un informe de la OCDE, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, sobre el papel de la formación universitaria en el desarrollo económico de Catalunya se ha transformado en una extraña clase de tutoría, para sorpresa de algunos asistentes al acto.

La finlandesa Jaan Puukka, responsable del estudio The autonomous region of Catalonia, Spain -editado por el organismo internacional-, ha leído la cartilla a los responsables de la universidades catalanas. Uno a uno ha repasado los puntos en los que el sistema necesita mejorar si se pretende alinear la universidad con los objetivos económico-sociales de Catalunya.

Sin pelos en la lengua y tras escuchar a los responsables de la Asociación de Universidades Públicas de Catalunya (APUC), de la Fundación Conocimiento y Desarrollo, así como a los coordinadores catalanes del estudio revindicar la apuesta catalana por la innovación, Puukka ha asegurado que “la innovación no es tal hasta que pasa del laboratorio a la empresa para crear puestos de trabajo”. La portavoz de la OCDE ha recordado que la vida no “es sólo economía” y por ello también ha hablado de la “innovación social”.

Según la OCDE, Catalunya ha tenido la capacidad de generar miles de puestos de trabajo durante los últimos 20 años -hasta el punto de suponer el 18,6% del PIB español-, “pero muy pocos han sido empleos cualificados”. La principal causa de esta deficiencia es el fracaso escolar que se registra en las escuelas e institutos. “Es necesario -ha remarcado Puukka- elevar el nivel por encima de la media del informe PISA -que mide la calidad de la enseñanza a nivel mundial-, hay que liderarlo”.

Metidos ya de pleno en la enseñanza superior, la OCDE  se ha mostrado muy crítica con las escuelas de negocio y universidades catalanas. “Hay 600 másters, pero ¿cuál de ellos responde a las necesidades de Catalunya?”. “No hemos visto ninguno”, ha continuado su representante tras unos segundos de silencio en la sala. Para ahondar más en lo que la experta considera el principal problema de la universidad catalana, el gap existente entre enseñanza y mercado laboral, Puukka ha lanzado otra pregunta retórica: “¿Dónde están los esfuerzos de la Universidad en favor del turismo, principal industria catalana?”.

Hasta 40 minutos de charla durante los que con otros ejemplos similares ha evidenciado, delante del consejero de Economía y Conocimiento, Andreu Mas-Colell, y del ex presidente Jordi Pujol, todo el trabajo que deben afrontar las administraciones públicas y los centros universitarios si quieren fortalecer la posición de Catalunya en la etapa post-crisis.

Las asignaturas pendientes

Según los expertos de la OCDE, la relevancia de las universidades depende de su habilidad para responder a las necesidades socio económicas de sus regiones. Por ello, Puukka cree que es urgente dotar de mayor autonomía a los centros para que puedan elegir alumnos, programas y precios. Otro reto importante es el de fomentar la formación continua de los alumnos así como tender más puentes con las empresas y con otras disciplinas. Un ejemplo a seguir sería Dinamarca. La Universidad de Alborg organiza programas con alumnos de varias carreras para que conjuntamente colaboren en la solución de retos empresariales reales.

La OCDE ha propuesto que con todas las recomendaciones que propone al Gobierno español, a la Generalitat y a las propias universidades para mejorar el sistema formativo se emprenda un programa piloto de una duración máxima de siete años. Si los resultados son óptimos, Puukka cree que debería extenderse a todo el modelo universitario. El consejero Mas-Colell ha recogido el guante y se ha mostrado partidario de dotar de mayor independencia las universidades. Sin entrar en más detalles, sólo ha manifestado que cree “necesario desvincular la dinámica de la universidad catalana de la española”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad