iDental está investigada por fraude. Foto: iDental instalaciones

La polícia se incauta de los expendientes informáticos de Idental

stop

300 agentes confiscan los expedientes informáticos de los pacientes de Idental, un año después de la ola de denuncias

13 de septiembre de 2018 (10:30 CET)

La Policía Nacional entró en la sede de Idental a primera hora del jueves. Los agentes registran las oficinas centrales de la clínica dental de bajo coste en busca de pruebas de un posible fraude. El juez sospecha que el presunto delito se habría extendido en 14 comunidades autónomas. Por esta razón, la Audiencia Nacional asumió la investigación el 3 de agosto.

El despliegue, de 300 agentes, se incauta de los expedientes informáticos de los pacientes para incorporarlos a la causa.

La extensa operación policial fue ordenada por el juzgado de instrucción número 5, que investiga un fraude masivo con la atención odontológica de bajo coste que ha ocasionado problemas de salud en unos 300.000 pacientes, según las asociaciones de afectados. La policía busca material informático y las historias clínicas de los pacientes que puedan demostrar los posibles delitos. 

Inspecciones, un año después

Los afectados comenzaron a presentar denuncias colectivas en los juzgados y en la policía desde hace más de un año, cuando los trabajadores también denunciaron retrasos en los pagos. 

La empresa funcionó durante dos años en varias comunidades autónomas sin licencias ni permisos reglamentarios. El ministerio de Sanidad se reunió el pasado mes de julio con directores de consumo de varias comunidades autónomas y con la fiscalía para coordinar la investigación acerca de la estafa de Idental.

El fundador de iDental, Antonio Javier García Pellicer, inventó un método odontológico de bajo coste que consistía en la extracción de piezas dentales para ser sustituidas por resinas temporales (que eran vendidas como definitivas por la clínica).

IDental cerró todos sus centros después de que los trabajadores iniciaran huelgas en centros de toda España por llevar varios meses sin cobrar.

La empresa fue adquirida en octubre del año pasado por el fondo de inversión Weston Hill, que pagó 25 millones de euros por la empresa y liquidó su deuda, según informó la sociedad. Pero apenas ocho meses después, iDental cerró todos sus centros en España y dejó colgados los pacientes. Las entidades financieras que habían otorgado créditos a los pacientes han dejado de cobrar las cuotas, algo a lo que están obligadas por ley. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad