La sanidad de Madrid rodea los tribunales el día que se decide su privatización

stop

La Marea Blanca convoca a una concentración frente al Tribunal Superior de Justicia cuando los jueces deliberan sobre el futuro de seis hospitales

La 'marea blanca' protesta en defensa de la sanidad pública. EFE / Emilio Naranjo

08 de enero de 2014 (20:29 CET)

La Marea Blanca se concentrará hoy frente al Tribunal Superior de Justicia de Madrid mientras los jueces deliberan sobre el futuro de los seis hospitales cuya gestión pretende privatizar la Comunidad de Madrid. Los magistrados deberán decidir el destino final del proceso de externalización, que ha quedado suspendido de forma cautelar por las denuncias de asociaciones, sindicatos y partidos opositores.

Las plataformas en defensa de la sanidad pública han convocado a los integrantes a dos concentraciones frente al Tribunal Superior de Justicia de Madrid este jueves. La plataforma ha pedido una cita silenciosa para evitar que los detractores del movimiento los acusen de coaccionar a la justicia.

Concentración autorizada

“Somos capaces y estamos preparados de hacerlo en silencio para que nadie pueda manipular nuestra concentración. Estaremos presentes porque es un día muy importante para la Sanidad Madrileña”, explicó María Nieves Lozano, portavoz del sindicato Fesitess y miembro de la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública de Madrid. Los organizadores, que esperan una asistencia multitudinaria, han logrado la autorización de concentración ante la Delegación del Gobierno.

Los manifestantes acudirán con sus batas blancas a las dos citas: de 9:30 a 11:00 horas y de 17:00 a 19:00 horas. El viernes 10 se organizará una concentración frente a todos los centros de salud y hospitales autonómicos.

Futuro político en jaque

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty, aseguró este miércoles que la convocatoria frente al Tribunal “evidencia muy poco respeto hacia el Estado de Derecho”. El consejero acusó al líder de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, de “amenazar” y “presionar” a los jueces promoviendo manifestaciones y concentraciones callejeras.

El futuro político de Lasquetti se decide esta semana. Un revés del Tribunal Superior de Justicia de Madrid podría significar su fin político, tal como él mismo insinuó este miércoles. “No tengo cargo vitalicio y mi futuro está condicionado cada minuto, cada hora y cada día”, aseguró.

Acorralado por el bloqueo jurídico, Lasquetti no se atrevió a avanzar los pasos que dará en caso de tener una decisión desfavorable. Pero tampoco quiso adelantar decisiones en el supuesto de que salga victorioso.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad