“La unidad no es uniformidad, y en España cabemos todos”

stop

El Rey Felipe VI lanza un cauto mensaje a favor del diálogo para facilitar acuerdos en todos los ámbitos

Los Reyes, Felipe y Letizia, con la princesa de Asturias Leonor y la infanta Sofía en la puerta del Congreso | EFE

19 de junio de 2014 (11:43 CET)

El Rey Felipe VI buscará “un nuevo tiempo”, consciente de que España se encuentra inmersa en una gran transformación en todos los ámbitos. Con cautela, la que le viene marcada por las exigencias constitucionales, el nuevo monarca ha insistido en que la “unidad” del Estado que él encarna, “no es uniformidad”, y que “en España cabemos todos”.

La proclamación de Felipe VI en imágenes

Prudente, midiendo sus palabras, el primer mensaje de Felipe VI en el Congreso, se ha comprometido a ser fiel a ese nuevo tiempo, que exige “acuerdos que busquen el interés general”.

Y ha querido defender, con intensidad, las lenguas que conforman España, el castellano, el catalán, el euskera y el gallego, citando a cuatro escritores, Machado, Espriu, Aresti y Castelao. El nuevo Rey se ha despedido en las cuatro lenguas, pero no ha pronunciado una parte sustantiva de su discurso en las otras tres lenguas, sólo lo ha hecho en castellano.

“Que no se rompan nunca los puentes del entendimiento”, ha asegurado, reclamando a los poderes públicos, “pero también a los ciudadanos”, una “gran determinación y valentía” para buscar acuerdos.

El hecho es que, durante todo el discurso, los presidentes del País Vasco y Catalunya, Iñigo urkullu y Artur Mas, no han aplaudido en ningún momento. Ni al final del discurso, evidenciando que ese "nuevo tiempo", del que ha hablado Felipe VI, exigirá un gran esfuerzo de diálogo. 

Formas de sentirse español

Pero el Rey Felipe VI ha reflejado su interés en abordar la cuestión de los nacionalismos y la necesidad de encontrar soluciones. “En esa España, unida y diversa, basada en la igualdad de los españoles, en la solidaridad entre sus pueblos y en el respeto a la ley, cabemos todos; caben todos los sentimientos y sensibilidades, caben las distintas formas de sentirse español. Porque los sentimientos, más aún en los tiempos de la construcción europea, no deben nunca enfrentar, dividir o excluir, sino comprender y respetar, convivir y compartir”, ha asegurado, en una clara, referencia al problema catalán, y al derecho a decidir.

El nuevo Rey es consciente de que la propia sucesión de la Corona se deberá legitimar día a día. Y por ello ha querido constatar que está comprometido con su generación, con los nuevos retos que se deberán afrontar en una nueva etapa para España: “Todo tiempo político tiene sus propios retos, porque toda obra política –como toda obra humana-- es siempre una tarea inacabada”.

Así, Felipe VI ha constatado que “los españoles y especialmente los hombres y mujeres de mi generación aspiramos a revitalizar nuestras instituciones, a reafirmar, en nuestras acciones, la primacía de los intereses generales y a fortalecer nuestra cultura democrática”.

El objetivo, por tanto, es que en España “no se rompan nunca los puentes del entendimiento, que es uno de los principios inspiradores de nuestro espíritu constitucional”.


Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad