Las facturas de Orange Market también se 'cocinaban' en Presidencia

stop

CORRUPCIÓN

Javier Cavanilles

Reproducción de la falsa anotación de Orange Market, junto a su logo, para disimular la intervención de Presidencia.
Reproducción de la falsa anotación de Orange Market, junto a su logo, para disimular la intervención de Presidencia.

11 de marzo de 2013 (00:00 CET)

Directamente desde Presidencia. Así llegaban las facturas de la firma Orange Market, implicada en la presunta financiación del Partido Popular, a las empresas a las que había que solicitar dinero. El caso del pago del stand de la edición de 2009 de Fitur (Feria Internacional de Turismo), que actualmente investiga el Tribunal Superior de Justicia de Valencia (TSJCV), es un buen ejemplo del descaro con el que operaba la trama.

Economía Digital ha tenido acceso a los correos electrónicos entre Presidencia y la Ciudad de las Artes y las Ciencias --una de las muchas empresas públicas y privadas que participaron--. Estos e-mail demuestran hasta qué punto la práctica era común.

El intercambio de e-mails se produjo a principios de enero de 2009, y en él participan Cándido Herrero, mano derecha de Álvaro Pérez, El Bigotes (director de Orange Market), y una funcionaria de rango intermedio de la conselleria de Presidencia, Natalia Rodríguez. También participa en la conversación Vanessa Borrás, responsable del departamento de ventas de la Ciudad de las Artes y las Ciencias.

Cinco millones

Como informó Economía Digital el pasado viernes, todo el proceso para conseguir que --presuntamente-- el dinero público acabara en las arcas de Orange Market se orquestaba desde Presidencia.

Hasta tal punto llegó el control de los altos responsables de la administración valenciana, entonces con Francisco Camps como presidente del Consell, que hasta las facturas de la empresa se controlaban en despachos públicos. En total, con este método, se calcula que la firma de El Bigotes logró captar cerca de cinco millones de euros.

Tal y como consta en la factura que se reproduce en este artículo, Natalia Rodríguez (trabajadora de la dirección general de Promoción Institucional) es la persona encargada de hacer llegar a la Ciudad de las Artes y las Ciencias una factura por valor de 54.837 euros.

La solicitud

Lo curioso es que la factura, en su primera hoja, indica: “En repuesta a tu solicitud, nos complace adjuntarles el presupuesto que creemos se ajusta a sus necesidades”. En un lateral aparece una naranja cortada, cuya corteza está pintada con un mapamundi, la imagen corporativa de Orange Market.

“Esperamos que sea de vuestro interés y contemple los aspectos que nos indicaron, por favor, si necesitan alguna aclaración o cambio no duden en comunicárnoslo, lo haremos a la mayor brevedad”, continúa el e-mail.

Lo llamativo es que “la solicitud” por parte de la Ciudad de las Artes y las Ciencias nunca existió, sino que fue en Presidencia donde se tomó la decisión de que la institución tuviera que contribuir al pago del stand de Fitur.

Disimulando

Por otra parte, se dice que “esperamos que se de vuestro interés”. Sin embargo, en el e-mail precedente se indicaba claramente que están esperando a que Dora Ibars, la entonces directora general de Promoción Institucional, ha sido la persona que ha decidido el montante de la factura.

Lo importante de estos correos electrónicos --que en la Generalitat intentaron destruir pero la policía logró encontrar en un servidor incautado a Orange Market---es comprobar hasta qué punto la presunta financiación irregular del Partido Popular valenciano se asumía con total normalidad.

Natalia Rodríguez era un cargo intermedio que, presuntamente, seguía órdenes de sus superiores y trabajaba desde su puesto de trabajo. Lo hacía como si fuera una más de las competencias propias de su puesto.

Lista de imputados

Aunque la participación de Dora Ibars (que ha sido destituida dos veces de su cargo por este caso) es segura, resulta difícil de creer que no hubiera nadie por encima dando las órdenes.

Esa es una de las líneas que sigue el juez instructor, José Ceres, que ha solicitado a la Generalitat que identifique a todos los cargos que trabajaban en aquella época en Presidencia.

Junto a Dora Ibars, están imputados en el caso Orange Market (en las distintas piezas que se instruyen), las exconselleras de Turismo Angélica Such y Milagrosa Martínez. La lista incluye más de 20 nombres.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad