Los cinco factores que debemos saber de la crisis de refugiados en Europa

stop

DRAMA HUMANITARIO

Una familia de desplazados sirios trata de cruzar la frontera entre Serbia y Hungría / Reuters

en Barcelona, 02 de septiembre de 2015 (21:48 CET)

Europa afronta desde hace meses una crisis de refugiados sin precedentes desde la Segunda Guerra Mundial. Las imágenes de refugiados en las estaciones de tren de países como Hungría o los cadáveres de niños y adultos en las playas de Grecia o Turquía ponen cara al drama humanitario que viven millones de migrantes.

¿Pero de dónde provienen todas estas personas? ¿De qué conflictos huyen de manera desesperada? Según datos de Eurostat, entre 2014 y lo que llevamos de 2015 una clara mayoría de los solicitantes de asilo que llegaron al continente proceden de Siria, un país desgarrado por la guerra civil que estalló en 2011.

Aquí hay que diferenciar entre varios términos. Solicitantes de asilo son aquellos que han registrado, de un modo formal, la petición de protección internacional; mientras que los refugiados son aquellos que han recibido una respuesta positiva a su solicitud. Ambas categorías se pueden incluir en una mucho más amplia, la de las personas desplazadas por las guerras o las amenazas a su integridad física que sufren en sus países de origen.

12,2 millones de desplazados sirios

Las cifras del drama sirio hablan por sí solas. De los más de 23 millones de ciudadanos del país árabe, 12,2 necesita asistencia humanitaria, de acuerdo con las estimaciones actuales del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur).

De ellos, más de siete millones y medio son desplazados internos, mientras que alrededor de 4,08 millones han tenido que escapar a países cercanos de Oriente Medio y el norte de África (entre los que destacan Turquía, con casi dos millones y Líbano, con 1.114.000 –a pesar de contar con una población nativa de menos de cinco millones).  

350.000 de ellos en Europa

Según las cifras de Acnur, hasta julio de 2015 Europa había recibido casi 350.000 solicitudes de asilo de ciudadanos sirios en los últimos cuatro años.

El papel y la solidaridad de Europa están siendo muy cuestionadas en esta crisis. La Comisión Europea presentó en mayo una propuesta según la cual los diferentes estados miembros se debían repartir 40.000 de los refugiados llegados hasta entonces a Italia y Grecia, dos de los principales puertas de entrada al continente.

España accede a acoger 2.739

La respuesta de las capitales varió enormemente, desde el plan alemán que cumplía con creces la cuota asignada por Bruselas, hasta la posición de estados como España, Letonia, Austria y Hungría. El Gobierno de Rajoy tachó de "desproporcionada" la propuesta de 5.837 personas que le tocaría a nuestro país y la rebajó hasta 2.739. En una reciente reunión con Merkel, el jefe del ejecutivo se mostró abierto a renegociar esta cifra.

Suecia, el país que (proporcionalmente) más refugiados recibe

Con todo, España no es ni mucho menos el país que más solicitantes de asilo recibe en Europa. Es más, si sitúa en el furgón de cola de una lista que lidera claramente Suecia, con 843 solicitudes por cada 100.000 habitantes, frente a las apenas 12 registradas en 2014 en España, según esta proporción y a partir de datos de Eurostat (en total, el pasado año fueron 5.610 las solicitudes registradas en nuestro país).

Y el que más acepta, junto a Alemania

Los motivos que llevan a un desplazado a solicitar asilo en un país u otro varían mucho, pero entre ellos figura la posibilidad de que la nación de destino atienda su petición. En este ámbito, también, España está muy lejos de otros países europeos. En 2014, Suecia aceptó a más de 30.000 refugiados, mientras que Alemania, un país con muchos más solicitantes, abrió la puerta a más de 40.000 ciudadanos perseguidos en sus países. Según los datos de Eurostat, España aceptó 1.585 solicitudes en el ejercicio pasado. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad