Los cuatro candidatos coinciden: nada de recortes

stop

Como un tridente, Sánchez, Rivera e Iglesias dibujan al alimón una España que sufre frente a un Rajoy que insiste en que "las cosas están mejor" y en que "hay que perseverar"

Rajoy, Sánchez, Rivera e Iglesias | EFE

en A Coruña, 14 de junio de 2016 (00:58 CET)

Los estragos de la crisis frente a los resultados a la recuperación. Mayor gasto público frente a la receta de la austeridad. Más empleo, pero muchos más sueldos dignos y menos contratos basura. Inversión frente a recortes. Recargos solidarios en los impuestos a los ricos como réplica a las promesas de nuevas rebajas del IRPF y Sociedades. El objetivo de 20 millones de empleos frente a los 10 millones de españoles que siguen en riesgo de pobreza. Cuarenta y cinco frente a veinte días como indemnización por año trabajado en caso de despido. Dos Españas, y dos maneras de ver un país, han confluido en el debate a cuatro que protagonizaron los líderes políticos que concurren al 26-J.

A un lado de esas dos Españas tan diferentes se han apuntado, como un tridente, Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias, que han dibujado una economía gris, mucho más desigual y pobre, frente a un Mariano Rajoy, por momentos abrumado, que ha llegado a asumir que "las cosas no están bien, pero están mejor". "No somos perfectos", ha recalcado.

La baza de los autónomos

El bloque dedicado a la economía transitó de los datos, a los que se apuntaron con cierta ansiedad todos los contendientes, a unas propuestas que suenan a más de lo mismo, pero con algunos matices. Uno de ellos, el de los autónomos, imaginaria bolsa de indecisos en la que se centraron los contendientes con propuestas algo inconcretas.

Ante el torrente de grises sobre la situación económica que han lanzado Sánchez, Rivera e Iglesias, el candidato del PP ha optado por olvidar la España luminosa que vende en campaña su partido y se ha quedado con un mensaje: "Hay que perseverar", ha dicho Rajoy. "Hablar está bien, predicar es muy fácil, pero dar trigo es más complicado", ha insistido el candidato popular, para advertir a continuación que "si queremos empezar de cero, vamos al disparate".

Y una advertencia, entonada con cierta solemnidad a preguntas de uno de los moderadores. "No voy a recortar nada", ha asegurado Mariano Rajoy a preguntas de Vicente Vallés, el más incisivo de los moderadores, cuando le ha planteado las promesas que, como presidente en funciones, ha transmitido por escrito a la Comisión Europea sobre el cumplimiento del déficit.

Empleo para crecer 

"Si hay empleo podemos pagar todo", ha defendido Rajoy al abordar la situación de las pensiones. "La mayor política social es la que se puede pagar", ha abundado con cierta complicidad Albert Rivera.

Otra coincidencia, esta vez en las propuestas. Donde Pedro Sánchez ha planteado un recargo de solidaridad a los grandes patrimonios para afrontar el pago de las pensiones, Pablo Iglesias ha lanzado una suerte de tasa Tobin que grave las transacciones entre acciones, bonos y derivados.

El candidato de Unidos Podemos ha optado también por un plan nacional de transición energética, mientras Rivera se ha quedado con "un fondo común para la sanidad, la educación y la dependencia". Sánchez ha contrapuesto a todo ello otro gran objetivo: destinar el 7% de PIB a la sanidad. Y Rajoy, "a perseverar", con la promesa de creación de dos millones más de puestos de trabajo, para llegar a los 20 millones de empleos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad