Los funcionarios acusan al Govern de generar miedo a la hora de pagar nóminas

stop

Estudian demandas legales porque han retenido a todos los trabajadores el IRPF de la nómina de diciembre y la paga extra, que se abonará parcialmente el 28 de diciembre

Andreu Mas-Colell lee una nota con Joana Ortega y el president, Artur Mas

21 de diciembre de 2011 (17:45 CET)

“Esto forma parte de un proyecto político para generar mucho miedo, para hacernos creer que no hay dinero”. El secretario de la federación de servicios a la ciudadanía de CCOO en Catalunya, Xavier Navarro, ha acusado al Govern de la Generalitat de usar a los funcionarios como justificación de sus políticas de recortes cuando “hace poco han recibido una transferencia de Madrid. Tienen liquidez”.

El enfado de los trabajadores públicos catalanes va in crescendo. Tras el anuncio inconcreto sobre un nuevo recorte a los salarios en el presupuesto de 2012, este miércoles el Govern ha pagado las nóminas de diciembre aplicando una doble retención del IRPF: el de la mensualidad y la paga extra. Pero esta última no se abonará hasta el 28 de diciembre y de forma parcial.

El Ejecutivo de CiU ya anunció que el 20% se pagará más tarde, aunque no ha detallado si será en enero o se prorrogará más. Los sindicalistas calculan que la merma en su retribución mensual puede superar el 19%, pero no detallan un porcentaje concreto por la “confusión” que hay en estos momentos. “No recibimos la nómina en papel y la intranet de la Generalitat, donde nos detallan las retribuciones, está colgada”. A título individual, algunos funcionarios comentan que han dejado de cobrar hasta 600 euros; “pero lo más grave son, por ejemplo, los bedeles que cobran 900 euros”, denuncia un afectado.

Afirman que presentarán recursos individuales por abonar el IRPF de un importe que aún no han cobrado. Los sindicatos también anuncian que sus servicios jurídicos estudian si es legal pagar la extra de Navidad en dos partes.

Circular interna

Los trabajadores de la función pública están especialmente enervados porque el Govern no les ha comunicado que se pagaría el IRPF antes de recibir la paga extra hasta la mañana del miércoles. Comentan que la conselleria de Governació ha emitido una circular interna en la que dejaba claro que el día 28 no se les aplicará una nueva retención y, a partir de allí, han empezado a circular mails y mensajes hasta que han conocido el recorte en todas las nóminas.

Desde el Ejecutivo aseguran que han adelantado la retención de la paga de Navidad por una cuestión “informática” y por poder cerrar el ejercicio con los ajustes fiscales que se tengan que aplicar realizados. También afirman que si se realizaba el día 28, no había tiempo para hacer el traspaso a la Seguridad Social. 

Una justificación que los sindicalistas tampoco ven con buenos ojos. “Es tan fácil como preparar dos nóminas distintas”. Asimismo, aseguran que es el primer año que la paga de Navidad y la de diciembre se abona en fechas distintas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad