Los funcionarios hunden más a Podemos con la primera huelga contra Carmena

stop

El personal de atención al ciudadano entra en cólera porque el Ayuntamiento de Madrid declara reducción horaria de 35 horas, pero los deja fuera

Oficina de Línea Madrid, el servicio telefónico del Ayuntamiento.

Madrid , 01 de julio de 2016 (01:00 CET)

El Ayuntamiento de Madrid lidia con su primera huelga de funcionarios justo un año después de haber asaltado Cibeles. Los funcionarios de Atención al Ciudadano encabezan una rebelión contra el gobierno de Manuela Carmena por haberlos excluido de la reducción de la jornada laboral de 37,5 horas semanales hasta las 35 horas decretadas por la alcaldesa.

Todos los funcionarios han comenzado a disfrutar de su reducción de jornada y recuperan, de este modo, el horario con el que contaban antes del inicio de esta legislatura, cuando el gobierno de Mariano Rajoy decretó el aumento de horario laboral para todos los trabajadores públicos.

Manuela Carmena acordó la reducción horaria para beneficiar a la plantilla, pero ha sido sorprendida por el efecto contrario. Los trabajadores excluidos amenazan con extender las protestas si no son atendidas sus demandas.

Comienzan los paros

Los funcionarios de la Agencia Tributaria y de Línea Madrid han comenzado a desplegar paros de tres horas esta semana en protesta por la medida adoptada por la alcaldesa. El colectivo considera injusto que el gobierno municipal los aparte de la reducción de jornada y lamenta que el gobierno ni siquiera haya aceptado la negociación para reducir el horario sin afectar la atención al público.

Los funcionarios, trabajadores municipales y sindicatos, bases sociales que auparon la candidatura del Podemos, manifiestan su malestar porque buena parte del programa electoral de Ahora Madrid, que incluía la municipalización de los servicios públicos como limpieza y jardinería, entre otros, no ha sido cumplido hasta ahora.

Horas bajas

La huelga llega en un momento de horas bajas para Podemos, tras haber sufrido un importante revés en las elecciones generales en las que la agrupación de Pablo Iglesias e Izquierda Unida perdieron, juntas, más un millón de votos.

El Ayuntamiento ha excluido a los funcionarios de Atención al Cliente por considerar que los ciudadanos no deberían ser afectados por la reducción de jornada aprobada para el resto de trabajadores municipales.

CCOO y Somos Sindicalistas se han opuesto a la medida de reducción laboral por considerarla injusta con el resto de compañeros, que han apoyado otros sindicatos con representación en el Ayuntamiento.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad