Grupos ultras se enfrentan a independentistas en Sarriá, en Barcelona, el 17 de octubre de 2019. Los Mossos se vieron obligados a realizar cargas para separarles. Foto: EFE

Los Mossos denuncian la violencia "nunca vista" en Cataluña

stop

Los agentes de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado consideran que los disturbios tras la sentencia del 'procés' son obra de "profesionales"

Economía Digital

Grupos ultras se enfrentan a independentistas en Sarriá, en Barcelona, el 17 de octubre de 2019. Los Mossos se vieron obligados a realizar cargas para separarles. Foto: EFE

Madrid, 22 de octubre de 2019 (09:50 CET)

Los altercados vividos en Cataluña desde la publicación de la sentencia del 'procés' ha dejado la comunidad en una situación de excepcionalidad. El Ayuntamiento de Barcelona informó el lunes que los daños en el mobiliario urbano ya superan 2,5 millones de euros y se han realizado alrededor de 200 detenciones en algo más de una semana. También han resultado heridas 600 personas, de las cuáles 289 son agentes de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. 

El balance total deja, por el momento, 154 Mossos d'Esquadra heridos y otros 134 policías nacionales, además de un guardia urbano que permanece en estado grave. Se trata de una violencia "nunca vista", según ha señalado este martes Toni Castejón, portavoz sindical de los Mossos, en una entrevista en la Cadena Ser

"Hemos tenido una semana absolutamente brutal, no es la violencia que habíamos visto antes", ha señalado Castejón. En su opinión, no se trata de simples protestas, sino de "profesionales de la violencia" por la forma en la que "se coordinaban", el uso de cócteles Molotov y, sobre todo, "por las heridas" que tienen sus compañeros, algo que "no hace un violento normal". 

Según señalan fuentes del cuerpo de la policía autonómica catalana al diario ABC, "no son altercados". "Lo que ha sido es una rebelión. Sería bueno que nadie busque justificaciones más o menos amables, porque la situación es la que es", explican. "No son simples alteraciones del orden público. Si fuera así, la Generalitat y todos los partidos condenarían la violencia y actuarían contra ella. Un sector de la sociedad catalana, no pequeño, se ha alzado contra el Estado con el respaldo de los líderes políticos para conseguir la independencia", añade un experto en inteligencia a ABC

En este sentido, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, no solo no ha condenado la violencia vivida en Cataluña de forma explícita, sino que llegó a alentar a los Comités de Defensa de la República (CDR) con unas declaraciones que serán recordadas. "Apretad", les llegó a instar Torra el 1 de octubre de 2018. 

Precisamente, los CDR han convocado las protestas más violentas, especialmente en la capital catalana. Desde que el Tribunal Supremo emitió la resolución condenatoria de los líderes independentistas el pasado lunes 14 de octubre, tanto los CDR como la plataforma Tsunami Democràtic comenzaron a hacer llamamientos a la población y a convocar concentraciones. Tsunami llegó incluso a provocar el bloqueo del aeropuerto del Prat, que solo en la primera jornada de revueltas canceló más de un centenar de vuelos. 

Las protestas se intensificaron esa misma noche, que se saldó con 125 emergencias sanitarias según los servicios médicos de Cataluña. La violencia vivida en las calles de los municipios catalanes propició incluso que Tsunami Democràtic cesara sus convocatorias, al menos, hasta el próximo 26 de octubre. 

Sin embargo, los CDR han seguido mostrando técnicas impropias de una protesta pacífica, como el uso de ácido, quema de neumáticos e incluso arrojando proyectiles pirotécnicos a un helicóptero de la Policía Nacional que supervisaba la Ciudad Condal en la noche del miércoles 16. En este sentido, el ministro de Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, valoró la respuesta de los cuerpos de seguridad del Estado, al considerar que fue "proporcional" a la violencia mostrada por los CDR, especialmente si se atiende a la cifra de agentes heridos en cumplimiento de sus funciones. 

Para Castejón, el protavoz del sindicato de los Mossos, la respuesta también es adecuada. "Hay agentes con dedos rotos, brazos, hay uno muy grave... Cuando están matando a tu compañero, el protocolo desaparece", ha explicado en los micrófonos de la Cadena Ser

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad