Un grupo de mossos carga contra manifestantes independentistas durante una concentración el 3 de octubre en Barcelona. Foto: EFE/EF
stop

El director de los mossos, Andreu Martínez, dice que no tenía indicios de disturbios como los que finalmente tuvieron lugar el 1-O

Economía Digital

Un grupo de mossos carga contra manifestantes independentistas durante una concentración el 3 de octubre en Barcelona. Foto: EFE/EF

Barcelona, 04 de octubre de 2018 (11:15 CET)

Los mossos no estaban preparados para la intervención agresiva de los Comités de Defensa de la República (CDR) en las movilizaciones de conmemoración del 1-O. El director del cuerpo policial autonómico, Andreu Martínez, admitió el miércoles ante los sindicatos policiales que el dispositivo de seguridad del lunes no estaba planificado para reaccionar ante grupos violentos.

Martínez y el comisario jefe de los Mossos d'Esquadra, Miquel Esquius, se reunieron con miembros de todos los sindicatos con representación en la policía catalana, para dialogar sobre el dispositivo de seguridad desplegado el lunes en Barcelona. La reunión, convocada por el director de la policía catalana, transcurrió entre mucha tensión, según fuentes sindicales y del Departamento de Interior.

Desde la cúpula de los mossos defienden que la información previa que recibieron para planificar el dispositivo no daba indicios de disturbios como los que finalmente tomaron lugar. Por ello no se prepararon para la violencia, pese a que el aniversario del 1-O terminó con un conato de asalto del Parlamento catalán.

Los sindicatos critican el operativo insuficiente de los mossos

Los sindicatos critican que los mossos desplegaron un operativo insuficiente sin antidisturbios programados y con poca planificación, especialmente en Barcelona, y exigen a Martínez que deje de instrumentalizar políticamente al cuerpo autonómico. 

La cúpula de los mossos respondió que, cuando constataron la presencia de algunos grupos de radicales, procedieron a reorganizar los efectivos de que disponían para reaccionar ante una eventual situación de riesgo. Por ello se movilizaron agentes de seguridad ciudadana, y no antidisturbios, para hacer frente a la situación.

SAP-FEPOL, SME, USPAC y SPC, los sindicatos de los mossos, lanzaron duras críticas a la planificación del dispositivo del aniversario del 1-O y exigieron al Govern de Quim Torra que no les deje a merced de la batalla política. Después, el Sindicat de Comandaments de Mossos d'Esquadra (SICME) envió un comunicado para denunciar la "instrumentalización" de que se sienten víctimas y reclamaron respeto y "profesionalidad".

Los sindicatos señalan que fue un grave error permitir el acceso de los manifestantes al interior del parque de la Ciutadella, cuando en repetidas ocasiones se ha hecho la recomendación de cerrar el recinto para garantizar la seguridad en otras manifestaciones de independentistas. También critican que el número de agentes movilizados en el aniversario del 1-O fue insuficiente.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad