Los Mossos refuerzan la unidad de contraespionaje para proteger a Mas

stop

La Generalitat destina más agentes para detectar espías de la inteligencia española y periodistas que busquen información comprometida sobre el presidente catalán

Artur Mas, en Madrid | EFE

04 de agosto de 2014 (19:24 CET)

El caso Pujol y la cercanía del 9 de noviembre, fecha fijada por la Generalitat para convocar una consulta independentista, ha puesto en alerta máxima a los espías de la policía catalana, los Mossos. La consejería de Interior destinará más agentes al cuerpo de contravigilancia que protege a Artur Mas.

El objetivo es evitar que la inteligencia española, e incluso periodistas, logren información delicada del ámbito personal, o extraída de reuniones comprometidas, para usarla luego en contra del líder nacionalista. La medida se ha propagado a otros altos cargos del Govern, como el consejero de Presidencia y portavoz, Francesc Homs.

Temor a los espías

La Cadena SER informa de que los nuevos efectivos se han incorporado en junio, aunque su número aumentará en las próximas semanas. En el seno del Govern dan por hecho que una vez tocado Jordi Pujol, el próximo paso es debilitar políticamente a Mas.

Existen argumentos para la sospecha y las dudas sobre la fortuna de la familia del actual jefe de Gobierno autonómico en Liechtenstein aún no se han evaporado. Por otro lado, también se pretende bloquear la posibilidad de que información estratégica acabe en manos del Ejecutivo de Mariano Rajoy a través de espías.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad