Los Mossos vuelven a desalojar el banco expropiado

stop

Horas después que la antigua entidad bancaria fuera invadida, las fuerzas de seguridad expulsan a los ocupantes y despejan a los manifestantes de la zona

Los Mossos rodean los alrededores del Banco Expropiado. / Foto: Aitor Abad - Onda Cero

Barcelona, 27 de noviembre de 2016 (17:21 CET)

Regresa el juego del gato y el ratón entre las fuerzas de seguridad y el colectivo okupa. Horas después que el banco expropiado fuera invadido por un grupo de personas de este colectivo, y tras la denuncia del dueño del inmueble, los Mossos d'Esquadra se acercaron al edificio, donde desalojaron a los manifestantes que se concentraban en la sede de Travessera de Gràcia y Mare de Deu del Desemparats.

Luego entraron en la antigua propiedad bancaria y expulsaron a las personas que habían entrado al local. Esta vez, no hubo forcejeos, ni corridas ni golpes entre policías y okupas, aunque la tensión en el ambiente volvía a ser palpable.

La historia de la okupación se vuelve a repetir

Al mediodía del domingo unas cincuentas personas llegaron al banco expropiado y quitaron las planchas metálicas que recubren la entrada principal y una secundaria del edificio, una antigua sede bancaria que había sido invadida el año 2011, y que fue desalojada por las fuerzas de seguridad en mayo y junio de este año.

En un vídeo colgado en Twitter, se puede ver a una pequeña manifestación en el cruce de Travessera de Gràcia y Mare de Deu del Desemparats, y a un lado, a una persona con una sierra radial rompiendo las estructuras metálicas.


El edificio no contaba con custodia policial, y el colectivo okupa había anunciado en diversas ocasiones que volverían a entrar en él. De hecho, ya habían invadido una sede cercana, en Travessera de Gràcia 173, a unos 50 metros del banco expropiado.

El primer desalojo, en mayo, generó una protesta de diversos colectivos que derivó en violentos incidentes por las calles céntricas de Gràcia, lo que ha ocasionado graves perjuicios al comercio local. Tras varios días de tensiones, con mucha presencia policial, la situación se fue calmando hasta que cinco personas volvieron a acceder al antiguo banco. Una vez más, fueron desalojadas. Y durante estas semanas, el consistorio municipal estuvo envuelto en polémicas por su acción dubitativa ante la situación.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad