Los profesores de la UPC gastaron dinero público en hoteles de lujo

stop

La Sindicatura desvela que el profesorado de la politécnica derrocha el presupuesto. La Universitat de Barcelona también está señalada

La Universitat Politècnica de Catalunya (UPC).

Barcelona, 17 de abril de 2016 (01:00 CET)

Un profesor asociado de la universidad pública catalana gana unos 400 euros al mes. Su salario contrasta con la gran vida que se pegan algunos titulares a costa del erario público. Un informe de KPMG desveló que 46 profesores de la Universitat de Barcelona (UB) colaron gastos indebidos en 2012.

La Sindicatura de Comptes avisa de que en la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) ocurre exactamente lo mismo. Una auditoria referida a los ejercicios 2008, 2009 y 2010 pone sobre la mesa que el profesorado de la UPC "podría haber realizado una serie de gastos cuestionables".

En concreto, los auditores públicos detectaron que el profesorado había utilizado sus tarjetas de crédito profesionales para abonar "restaurantes, hoteles y peajes en sábados, domingos y festivos; hoteles de lujo y viajes, entre otros".

Quince tarjetas escogidas al azar

La Sindicatura llegó a esta conclusión después de seleccionar de forma aleatoria "las tarjetas de 15 titulares", aunque cuatro de los profesores "escogidos" no llegaron a presentar la documentación que se les requirió.

Además, los auditores públicos analizaron las retribuciones y gastos del personal y llegaron a la conclusión de que los profesores cobraron un complemento, adicional al que ya está regulado por el Estado, que no se ajusta a derecho.

Ese extra salarial podría ser indiciario "de la posible existencia de responsabilidad contable", por lo que está ahora en manos del Tribunal de Cuentas.

Gratificaciones extraordinarias

Los síndicos criticaron también las "gratificaciones extraordinarias" al PAS funcionario, complementos varios y el plan de prejubilaciones del personal que los auditores consideran que "no ajustado a derecho". El déficit de la Politècnica se elevó en 2010 a 115,14 millones de euros, el doble que en 2005. Además, en los últimos ejercicios se han incrementado las tasas que pagan los alumnos.

La situación de la UPC se suma a la de la UB. La auditora privada KPMG desveló que en la Fundación IL3, perteneciente a esta universidad, 46 profesores externos pasaron gastos que no tienen que ver con la docencia, como la compra de una crema antiarrugas de 300 euros, comidas en restaurantes en Mallorca en agosto o la adquisición de un tapiz de 1.000 euros, según avanzó el jueves la cadena SER.

Una crema antiarrugas de 300 euros

En la auditoría de 2012 de KPMG, se precisa que los profesores externos a IL3 presentaron comprobantes por 130.086 euros, de los cuales algunas facturas "son de difícil justificación". Según la UB, se está investigando a qué cursos pertenecen, y qué profesores son los que han realizado estos gastos.

La Universidad de Barcelona explicó que desde 2009, la Fundación IL3 ha implementado un nuevo modelo de gestión administrativa y que, desde 2011, "no se autorizan pagos de facturas cuya naturaleza no esté directamente relacionada con la actividad docente o la gestión de los cursos o programas".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad