Los sindicatos piden la unidad de la izquierda ante las próximas elecciones

stop

En las manifestaciones por el Día del Trabajo, los representantes de las centrales sindicales pidieron que las urnas se llenen de 'votos de trabajadores'

Cabecera de la manifestación del pasado Primero de Mayo, en Madrid. / EFE

Madrid-Barcelona, 01 de mayo de 2016 (17:29 CET)

El guión es similar al de los últimos años: las manifestaciones se suceden en las principales ciudades españolas, los representantes de la UGT y CCOO encabezan las marchas, y las consignas giran en torno a las reivindicaciones de mejoras salariales, trabajo digno y descenso del paro. También, como suele suceder en Madrid, que el 1 de mayo caiga en medio de un puente, y que sea un día de sol estupendo, juega en contra del número de asistentes.

La mayor diferencia respecto a otros años es el reclamo a los partidos, sobre todo a los de izquierda, para que dejen de lado sus diferencias y puedan acordar una formación de Gobierno tras las próximas elecciones, programadas para el 26 de junio. 

"No sé si desde un punto de vista estrictamente político podríamos encontrar algún aspecto positivo a estos cuatro meses de parálisis y bloqueos, porque desde el punto de vista sindical ha sido claramente tiempo perdido", dijo Josep Maria Álvarez, secretario general de UGT.

Aprovechar las elecciones

No obstante, los representantes sindicales señalaron que la repetición de elecciones generales ofrece una nueva oportunidad para tratar de introducir en el debate político preelectoral sus reivindicaciones laborales.

"El lema que hemos elegido para esta ocasión tiene que ver con lo que consideramos son los problemas fundamentales que afectan a la sociedad española y en particular al mundo del trabajo: contra la pobreza salarial y social, trabajo y derechos", dijo el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo.

Reclamo a la izquierda

La expansión del 3,2 por ciento de la economía española en 2015 no sirvió para reducir de manera notable la tasa de paro, que lleva cinco años y medio por encima del 20 por ciento y es la segunda más alta de Europa después de Grecia.

Las dos centrales sindicales culparon de gran parte de esta situación a las políticas económicas del Gobierno de Mariano Rajoy, y lamentaron que, tras cuatro meses de negociaciones desde las elecciones del 20 de diciembre, los partidos de izquierda no hayan sido capaces de consensuar un "gobierno de cambio".

"Hay quien quiere que la convocatoria de nuevas elecciones se convierta en una frustración (...) Les gustaría que los trabajadores y trabajadoras no participáramos en las elecciones, (pero) hay que llenar las urnas de votos de trabajadores y trabajadoras para conseguir cambiar las cosas", dijo Álvarez en la manifestación de Madrid, en su primer Día del Trabajo al frente de UGT.

Pedido al Parlament por la Renta Mínima

En Barcelona, la manifestación más grande convocó a 9.000 personas según la Guardia Urbana (50.000 según los organizadores). Allí estuvieron el presidente de UGT en Cataluña, Matías Carnero y el secretario general, Camil Ros; el máximo responsable de CCOO en Cataluña, Joan Carles Gallego; el vicepresidente Oriol Junqueras; la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, y representantes de formaciones como el PSC, Catalunya sí Que Es Pot o Ciudadanos.

Ros, que ha participado en su primer Día del Trabajo como secretario general de UGT, ha denunciado que la recuperación económica sólo ha servido hasta ahora para que salgan de la crisis "los miembros del consejo de administración de las empresas del Ibex 35" y que ahora le toca el turno al grueso de los trabajadores a través de una recuperación de los derechos sociales y del salario.

"Pedimos también al Parlament que apruebe ya la Renta Mínima de Garantía porque las personas necesitan pagar los recibos y comer cada mes y no pueden esperar ni tres ni 18 meses", ha dicho, tras exigir un salario mínimo de mil euros.

En tanto, Joan Carles Gallego ha atacado al Gobierno del PP por su política "recentralizadora", que "mantiene un modelo de financiación injusto e insuficiente, y limita el ejercicio de autogobierno" en Cataluña.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad