Los trabajadores de la radio de l'Hospitalet salvan sus puestos de trabajo

stop

RECORTES EN UNA RADIO LOCAL

Núria Marín, alcaldesa de L'Hospitalet.

14 de diciembre de 2011 (16:20 CET)

La alcaldesa de l'Hospitalet, Núria Marín (PSC) y sus socios de gobierno de ICV-EUiA han decidido salvar todos los puestos de trabajo de la radio local, cuya condena a muerte fue revocada el 30 de noviembre para salvar el pacto de gobierno entre ambas formaciones, tal como avanzó hace dos semanas Economía Digital.

El acuerdo definitivo implica que la radio local no dejará de emitir ni un solo día y que más de la mitad de los 25 trabajadores seguirán en sus funciones. El resto tendrán diferentes alternativas: recolocaciones en otras empresas municipales y algunas prejubilaciones, según han asegurado fuentes municipales.

El acuerdo permitirá al gobierno socialista aprobar los presupuestos del año que viene en el pleno municipal que se celebrará el próximo martes 20 de diciembre. Sus socios de Iniciativa amenazaron con rechazar las cuentas en el caso de producirse despidos en la radio municipal que tiene más de 30 años de antigüedad. Por primera vez en la democracia el grupo socialista no tiene mayoría absoluta en l'Hospitalet y depende de los votos de otras formaciones para aprobar sus planes.


Presiones socialistas


La rectificación de Marín de cerrar la radio también fue facilitada por las presiones provenientes de su propio partido que ven un desgaste innecesario en el despido de trabajadores municipales, un hecho sin precedentes en la alcaldía.

La decisión, no obstante, no modifica el propósito fundamental del gobierno local: redimensionar la radio y reducir el coste que supone para las arcas municipales. La emisora tiene un presupuesto de un millón de euros, una cantidad inasumible ante la nueva realidad económica de la localidad, según el ayuntamiento.

La rectificación tampoco modifica el cierre de la televisión local, con un coste de dos millones de euros anuales. Los 40 trabajadores, que están contratados a través de la productora Lavínia (la misma que opera la televisión de Barcelona), ya recibieron su carta de despido y trabajarán hasta el 31 de diciembre. Algunas fuentes municipales no descarten que el municipio retome una señal de televisión local de bajo coste.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad