Mas admite ante el Cercle d’Economia que no controla el proceso soberanista

stop

Antón Costas le pide que le dé una oportunidad a España para llegar un acuerdo sobre la reforma de la Constitución

29 de mayo de 2014 (18:51 CET)

Como los entrenadores de fútbol, cuando consideran que el equipo contrario lo merece, Antón Costas, el presidente del Cercle d’Economia, ha tenido un ataque de entrenador. Y, en las jornadas del Cercle en Sitges, le ha pedido al President Artur Mas que le dé una oportunidad al Gobierno español, al conjunto del Estado, para llegar a un acuerdo político, que pase por una reforma de la Constitución.

Costas, con su cadencia habitual, ha incidido en que la paciencia debería ser ahora la protagonista, y que el Cercle lo que pide es una consulta que sea “legal y acordada”, pero que podría llegar de la mano de una reforma constitucional.

Y Mas, ante una nutrida representación empresarial, convocada por el Cercle, no ha querido evitar el envite. La idea de Mas es clara. En todo momento, a su juicio, el proceso soberanista ha pretendido un acuerdo con el Estado, que sigue sin llegar. “Si llega, si es una oferta seria, de Estado, que podría ser esa reforma de la Constitución, se debería añadir al proyecto que se ha constituido en Catalunya, y votarla, porque la solución debe pasar, en cualquier caso, por las urnas”.

Las incertidumbres también existen en Escocia

Ahora bien, la situación es muy distinta. El Gobierno sigue sin moverse, y el dirigente que pedía esa reforma, el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, está ya de retirada. Mas, ante la petición de Costas de que ofreciera certidumbres, se ha visto incapaz de ofrecerla en su totalidad.

“En este proyecto hay incertidumbres, como las hay también en el Reino Unido, respecto a Escocia”, ha asegurado, incidiendo en que, en ese caso, incluso, hay un acuerdo con el gobierno del Reino Unido.

¿Y el 9 de noviembre?


Ante la incóginita sobre qué pasará el 9 de noviembre, el día de la consulta que se fijó por parte del Govern y de todos los partidos que defienden el derecho a decidir, Mas ha admitido que no sabe lo que podrá pasar. Pero que en lo que respecta a él, cumplirá su promesa.

“Con la ley catalana de consultas, cuando se apruebe, yo convocaré la consulta para el 9 de noviembre”, ha afirmado, reclamando a Rajoy que no recurra esa ley, porque sería “una agresión innecesaria”, teniendo en cuenta que no sería jurídicamente vinculante.

Antón Costas ha despedido a Mas con un “espero verle el próximo año aquí”. Y el President, tras dudar unos instantes, le ha contestado: “espero y confío” en estar.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad