Antón Costas reclama que se aparque la consulta soberanista

stop

DEBATE SOBERANISTA

El presidente del Cercle, Antón Costas./ED

08 de febrero de 2014 (13:50 CET)

Es el primer presidente del Cercle d’Economia que no es un directivo o un empresario. Antón Costas es catedrático de Economía Aplicada en la UB, y quiere seguir manteniendo la “independencia” del lobby empresarial que le ha caracterizado siempre, aunque ha sido notoria en los dos últimos años.

El Cercle, anteriormente presidido por Josep Piqué, ha marcado distancias con el llamado proceso soberanista, que impulsa CiU y ERC. Y Costas quiere seguir marcando esa línea, con propuestas que eviten “el choque de trenes”, y desde la defensa de un mayor papel de la sociedad civil.

Financiación autonómica

Costas, en una entrevista en la Cadena Cope este sábado, en el programa Converses, ha asegurado que rechaza por completo ese “fatalismo”, según el cual el choque institucional entre Catalunya y España es inevitable. Para el presidente del Cercle, se debería marcar una “agenda de diálogo”, desde la convicción de que las apelaciones al diálogo, al final, se han vaciado de contenido, porque cada parte –el Gobierno español y el catalán—entiende una cosa distinta.

En esa “agenda de diálogo”, y a corto plazo, se debería negociar un modelo de financiación autonómica, para todas las autonomías, no únicamente para Catalunya, y un blindaje de las competencias autonómicas. Ese fue el mensaje que el Cercle trasladó al líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba en su reciente encuentro.

El mismo malestar en Catalunya y en España

En ese blindaje se debería incorporar “la enseñanza, la lengua y la cultura”, para que Catalunya pudiera tener “seguridad jurídica”.

El Cercle lleva defendiendo esas tesis desde hace meses, aunque Costas las ha ido concretando. En todo este proceso, en el que el Govern de Artur Mas reclama una consulta, después de haber pactado la fecha y la pregunta, Antón Costas quiere marcar distancias, desde varias consideraciones.

La más importante de ellas es el propio análisis de la situación. Para Costas, “el malestar de la sociedad catalana no es muy diferente al malestar de la sociedad española”. Ese malestar viene provocado por la situación económica, por los índices de paro tan altos, y por la percepción de que el futuro “no parece esperanzador”.

Ante esa realidad, el presidente del Cercle entiende “que en Catalunya surja la idea de que, tal vez, podría ir mejor con la separación”. Pero lo importante para este catedrático, que siempre utiliza su mejor arma –la pedagogia—es solucionar los problemas acuciantes a corto plazo.

Tiempo, negociación y paciencia

Por tanto, ¿qué se puede hacer con la consulta soberanista, que está marcada en el calendario para el 9 de noviembre de este año? En la entrevista en la cadena Cope, Costas no duda en que se pueda realizar, “pero no a las bravas”.

Y pide que se observen otras experiencias, otros países en los que ha sido necesario esperar y negociar durante largos años, como es el caso de Escocia en el Reino Unido y de Quebec en Canadá.

“Eso probablemente vendrá, lo que es posible en otros países democráticos, también lo será en este país, pero eso requiere diálogo, negociación, tiempo, y paciencia, pero no a las bravas”, ha precisado.

Costas también se ha referido a la situación económica, y ha alertado de que se pueda quedar una parte de la sociedad al margen de un posible crecimiento económico. Es, en esos momentos, cuando pueden surgir revueltas sociales, cuando se percibe que “el de al lado está mejorando, y uno no puede avanzar”.

Las empresas deben ganar dimensión


A pesar de eso, que debería ser la gran preocupación, a juicio de Costas, España debería tener unos índices mayores de autoestima, si se comparan los datos de los últimos meses. “La productividad de las empresas españolas es enorme, en comparación a otros países, y si se compara, además, en función de su tamaño. Y lo que vemos es que las grandes empresas lo están haciendo mejor que las grandes empresas alemanas, lo que nos lleva a pensar que sería bueno que las empresas españolas ganaran dimensión”, asegura.

Costas, sin embargo, no se ha olvidado de la polémica sobre las balanzas fiscales. Tras defender que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, quiera aportar otro método de cálculo, o de ofrecer más datos, Costas ha reclamado que, en cualquier caso, “lo que no se puede hacer es decir que ya no se presentan las balanzas”.

Montoro, pese a todo, ha acabado reaccionando, y el Gobierno ofrecerá las balanzas fiscales, aunque, según el Ministerio, mejoradas y con más detalle.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad