Mas alaba al organismo de la Generalitat que desautorizó la venta de ATLL a Acciona

stop

BATALLA JUDICIAL

31 de julio de 2013 (20:45 CET)

Contradicciones flagrantes. No era el día para hablar del conflicto jurídico que tiene entre manos el Govern con la privatización de Aigües Ter Llobregat, pero el President Artur Mas ha retomado la cuestión, consciente, seguramente, de que es uno de los mayores problemas en este momento del Ejecutivo catalán.

Mas ha comparecido este miércoles para ofrecer explicaciones por el caso Palau, tras los informes del fiscal y del juez que implican a Convergència Democràtica en una presunta trama de financiación ilegal, con el cobro de comisiones por la concesión de contratos por obra pública y se ha referido al Òrgan Administratiu de Recursos Contractuals de Catalunya (OARCC) para alabar su “independencia”.

Buenas prácticas

Mas ha destacado que su gobierno ha dado muestras de querer reformar algunas prácticas en la administración, tras sus dos reuniones con los responsables de los organismos de control de la Generalitat. Y, como prueba de ello, ha situado el portal por internet, que ha creado el Govern, como ejemplo, en el se detallarán los cambios patrimoniales de los altos cargos de la Generalitat.

Pero Mas ha presentado como modelo el OARCC. “Este actual Govern creó, por mandato de una directiva europea de 2007, que no se había puesto en marcha antes, el OARCC, que lo que hace es dirimir conflictos que hay entre adjudicatarios de obra pública o de concesiones. Y ustedes saben perfectamente que este organismo existe y actúa porque no hace muchos meses tuvo una actuación sonada, desde el punto de vista del impacto público en el tema de la concesión de ATLL”.

Y, abundando sobre el papel del OARCC, Mas ha señalado que, cuando se crean estos organismos, “toman decisiones y algunas de éstas son controvertidas, pero están hechas desde la independencia de cada uno de estos organismos y, por tanto, lo que ofrecen son mecanismos de garantía porque todos aquellos que tienen dudas sobre si un contrato se ha adjudicado correctamente o no pueden tener un árbitro interno de la Generalitat que dilucide estas dudas. Y esto va en la línea, insisto, de las buenas prácticas”.

Contra el OARCC

Es decir, Mas ha querido dejar claro que el Govern se ha esforzado por ofrecer la máxima transparencia, y que, aunque políticamente interesa la crítica por el caso Palau, él estaba interesado en construir y buscar cómo mejorar la administración.

Pero, a pesar de esa alabanza al OARCC, el Govern no ha dejado de cargar contra sus decisiones. En concreto contra la resolución, que estableció que la oferta que ganó el concurso público por la privatización de ATLL, y que ganó un consorcio liderado por Acciona, no cumplía con los requisitos estipulados en los pliegos.

Este martes, precisamente, el Govern anunció que recurrirá ante el Tribunal Supremo después de que el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) desestimara sus recursos contra la decisión del OARCC, el organismo “independiente”, que este miércoles alabó Mas.

Vila y Mas-Colell, en el Parlament

En esas contradicciones está inmerso el propio President del Govern, a pesar de que el conseller afectado, el titular de Territori i Sostenibilitat, Santi Vila, haya anunciado también que comparecerá en el Parlament, junto con el conseller de Economia, Andreu Mas-Colell, para ofrecer explicaciones por el caso ATLL.

Vila ha dejado en manos de la Diputación permanente del Parlament –la cámara catalana ya está en periodo de vacaciones-- la decisión de si esas comparecencias se producirán en el mes de agosto o en septiembre, una vez se reprenda el curso político. "No creo que sea necesario -ir en agosto-, pero si nos llaman, iremos, porque hemos pedido comparecer, no porque tengamos cosas nuevas que decir, sino porque somos conscientes de que es un tema importante, y si hay ciudadanos o grupos que están preocupados, daremos todas las informaciones pertinentes”, ha remachado Vila.

El conseller ha añadido que el Govern entiende que ha hecho las cosas correctamente durante el proceso, y que la justicia, al final, “se acabará posicionando en ese sentido”.

Pero el ORACC, el organismo “independiente” fue claro. Y dejó sin efecto la oferta de Acciona en la adjudicación de ATLL. Y, por ahora, los organismos jurídicos, como el TSJC, le han dado la razón.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad