Mas claudica ante Junqueras y reactiva el 9N para votar

stop

CUMBRE EN EL PALAU

Mas y Junqueras, en la cumbre de partidos, en el Palau | EFE

03 de octubre de 2014 (15:31 CET)

¿Cómo alargar el proceso soberanista, manteniendo la idea de que se podrá votar el 9 de noviembre, aunque no se podrá realizar?

El President Artur Mas y los líderes de los partidos pro consulta han acordado mantener el 9N como objetivo, buscando los mejores instrumentos para garantizar que los catalanes puedan votar. La propuesta es del líder de Esquerra, Oriol Junqueras, que quiere forzar al máximo a Artur Mas para que no se desvanezca ya la posibilidad de votar. También el diputado de la CUP, David Fernández, empuja en esa dirección.

La reunión que mantiene Mas con los dirigentes de los partidos que defienden la consulta en el Palau se ha interrumpido, pero se prolongará esta tarde y se podría alargar durante todo el fin de semana, como ha anunciado el portavoz del Govern, Francesc Homs.

La calma ahora del Constitucional

Las dos decisiones, por el momento, es que el 9N se mantiene, y se intentará reactivar, y que se muestra la máxima firmeza para reclamar al Tribunal Constitucional que levante la suspensión cautelar sobre la consulta lo antes posible. Según Homs, “si mostró una gran celeridad para suspender el 9N, ahora debería actuar también para responder a las alegaciones que presentamos”.

Para el Govern de Artur Mas supone un problema mayúsculo. Más allá de la retórica, de los mensajes para contentar a los miles y miles de ciudadanos que desean votar el 9N, el Ejecutivo catalán sabe que pude poner en peligro a los funcionarios si desarrolla todos los mecanismos de la ley de consultas. Pese a ello, Mas ha ido asumiendo algunos riesgos, forzado por Junqueras.

Y este mismo viernes se ha publicado en el DOGC, justo cuando comenzaba la reunión en el Palau, sobre las 11 de la mañana, el decreto de designación de los siete miembros de la comisión de control de la consulta, que firmó este jueves Artur Mas.

Proteger a los funcionarios

El President prefiere llegar al límite, aunque el Gobierno español le ha recordado este mismo viernes que debe “cumplir la ley”, en palabras de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. El Ejecutivo español ha decidido añadir, en los recursos que presentó ante el Constitucional contra la ley de consultas y el decreto de convocatoria, el nuevo decreto firmado por Mas sobre los miembros de la comisión de control del 9N.

En la reunión, sin embargo, además del propio President, el portavoz del Govern y los líderes de los partidos políticos pro consulta, estaba la consellera de Governació, Joana Ortega, y el conseller de Interior, Ramon Espadaler. Los dos son contrarios a ir más allá de la legalidad, porque se podría dejar en una situación de indefensión a los funcionarios de la Generalitat.

Mas no quiere romper la unidad. Desea una candidatura unitaria con ERC si decide adelantar las elecciones, y asume que deberá forzar la máquina, hasta que se aproxime la fecha del 9 de noviembre, teniendo claro que no se podrá votar.

Es la gran paradoja de la política catalana, que vive en un bucle permanente.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad