Mas-Colell se indigna con Montoro: "Recibimos lo que ya hemos pagado"

stop

LA PETICIÓN DEL EJECUTIVO DE ARTUR MAS

El conseller Mas-Colell, con los presupuestos de 2015 / EFE

Barcelona, 04 de diciembre de 2014 (14:43 CET)

La batalla es larga. El Govern de la Generalitat justifica sus peticiones frente al Ministerio de Hacienda, que dirige el ministro Cristóbal Montoro, y que defiende que salva a la Generalitat a través del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA).

La idea del Govern se mantiene a lo largo del tiempo: el Gobierno central recauda más, ha acometido una reforma fiscal para lograrlo, pero el aumento de ingresos va en detrimento de las autonomías. Y éstas, que deben sufragar el estado del bienestar, están ahogadas, y son acusadas de despilfarrar recursos públicos.

La "solvencia" de Cataluña


El objetivo del conseller de Economia, Andreu Mas-Colell, es dejar claro que su petición de 2.183 millones, de los 2.500 millones que le faltan para cuadrar los presupuestos de 2015, no es un capricho.

Mas-Colell defiende que los objetivos de déficit que ha marcado el Gobierno central a las autonomías son injustos, y que, según las directrices de la propia Comisión Europea, las comunidades deberían tener el 1,6% de objetivo de déficit para 2015, y no el 0,7% que ha fijado el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

Para "vestir" esa petición, Mas-Colell ha elaborado un informe, a partir de los números que el Govern ha presentado a los inversores institucionales en los últimos meses. La idea es que Cataluña "es solvente", y que se debería atender todos los ingresos y gastos que realiza el conjunto de las administraciones públicas: la administración central, la Generalitat y los ayuntamientos.

Superávit del 1,6% del PIB catalán


Con todos esos datos, la conclusión es que el la Administración central obtendrá en 2015 –el cálculo se ha realizado a partir de los presupuestos del próximo año, con las cuentas territorializadas-- un superávit de 3.228 millones de euros en Cataluña, al ingresar más de lo que gasta en la comunidad. Se trata del 1,6% del PIB catalán.

¿Qué quiere decir el Govern con todo ésto? Según el director general de Análisis y Seguimiento de las Finanzas Públicas de la Generalitat, Iván Planas, ello implica que "los catalanes ya han hecho un esfuerzo suficiente de consolidación fiscal", y, por tanto, el problema estriba en un desigual trato sobre los objetivos de déficit de cada administración.

Un año sin reuniones con Montoro


Dicho de otra forma, según Planas y el propio conseller, "Cataluña es un buen negocio para España", porque ese superávit que obtiene en Cataluña lo distribuye en otros territorios. Con una nueva vuelta tuerca, Mas-Colell lo ha definido a su manera: "No hay nada que recibamos que no hayamos pagado". 

El conseller ha admitido que lleva más de un año sin reunirse con Montoro. Pero que está dispuesto a hacerlo de inmediato si así lo solicita el ministro. 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad