Mas: “El reparto del déficit es desleal”

stop

FINANCIACIÓN AUTONÓMICA

Artur Mas interviene en el Parlament

03 de octubre de 2012 (13:16 CET)

Un día después, sin la presión del resto de presidentes autonómicos, y desde Barcelona, el president Artur Mas mantiene un guión perfectamente trazado.

Un proyecto de futuro, con la petición de un referéndum para que Catalunya pueda decidir si quiere “estructuras de estado”, y, por el momento, una posición firme para que el déficit del Estado y de las autonomías se reparta de otra forma.

"El reparto que se está realizando del déficit, y de los sacrificos y las cargas es injusto y es desleal porque la Administración Central se queda con una parte muy importante para ir relajando el déficit y obliga a las CCAA a ir muy deprisa y eso no es justo ni es leal".

Así de contundente se ha mostrado Mas desde el Palau de la Generalitat, después de regresar de Madrid donde asistió este martes a la conferencia de presidentes autonómicos.

Con la voluntad de seguir ese guión trazado desde hace semanas, el president ha mantenido que no quiso en ningún momento plantear en Madrid su petición soberanista, porque era consciente de que el presidente Mariano Rajoy necesitaba una imagen de unidad ante Europa y los mercados, en un momento en el que ve “inevitable” el rescate.

Según Mas, España “tienen suficiente potencial para salir de esta situación, pero necesita una ayuda, como la ha necesitado para sanear su sistema financiero”.

Un tercio del déficit


Pero para el president de la Generalitat, la batalla ahora se centra en el reparto del déficit. Y ha reclamado que las autonomías puedan tener hasta un tercio de ese déficit.

Para ello, Mas ha recordado que, antes de que Bruselas permitiera a España pasar del 5,3% al 6,3% para 2012, las comunidades podían tener un déficit del 1,1%.

En cambio, al poder pasar España hasta el 6,3%, a las autonomías se les fijó un déficit del 0,7%. Si se hubiera mantenido la proporción, las comunidades podrían alcanzar un déficit del 2,1%.

El argumento de Mas es que el gasto público se reparte en todo el Estado con esas proporciones. Entre el 36% y el 38% del gasto, incluidas las pensiones, corresponde a las autonomías, que asumen las competencias de Educación, Sanidad y servicios sociales.

Por lo que, a juicio del presidente catalán, el déficit también debería respetar esos porcentajes proporcionales.

Catalunya, un estado viable

Mas, en todo caso, ha mantenido su apuesta por las “estructuras de Estado”, rechazando el “café para todos” que podría suponer un nuevo sistema de financiación, y dejando claro, de nuevo, que “Catalunya es una economía viable, perfectamente viable”.

Mas ha destacado que las exportaciones siguen subiendo y que, como país, “pese a los problemas que no se pueden negar”, sería un estado viable.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad