Mas entrega todo el Govern a Junqueras

stop

Los republicanos se quedan con los departamentos más potentes, con la comunicación del Govern y entran con fuerza en los medios públicos

Artur Mas y Oriol Junqueras, líder de ERC, en el Parlament.

Barcelona, 22 de enero de 2016 (01:00 CET)

Artur Mas consiguió que la ERC de Oriol Junqueras aceptase concurrir a las elecciones en coalición con CDC. El líder de los republicanos se doblegó ante el de los convergentes y muchos vieron en esa cesión un acto de debilidad de Junqueras, ya que las encuestas vaticinaban que Esquerra hubiera ganado las elecciones en Cataluña si se hubiese presentado en solitario.

Pero el tiempo ha demostrado que a Junqueras no le ha salido tan mal la jugada. La coalición entre CDC y ERC, Junts pel sí, se repartió el poder: un 60% para los convergentes, un 40% para los republicanos. Así, a CDC le han correspondido siete conselleries y a ERC, sólo seis.

Secretaría de Comunicación

No obstante, los de Junqueras se han quedado con la vicepresidencia de la Generalitat, con los departamentos más potentes, como el De Economia o el de Trabajo y, ahora poco a poco, van haciéndose con las plazas de poder en la Administración y en los medios de comunicación públicos.

En el anterior Ejecutivo, Jordi Vilajoana, amigo íntimo de Mas, ocupaba la secretaría general del Departament de Presidència. El 14 de enero fue cesado y el nuevo presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, lo nombró secretario de Difusión y Atención Ciudadana. Poco después, el 19 de enero, Josep Martí dejó de ser secretario de Comunicación del Govern.

Cambios en la Xarxa

El jueves, Miquel Martín Gamisans, un joven periodista vinculado a ERC que fue jefe de prensa de Joan Puigcercós, cuando lideraba el grupo de ERC en el Congreso, fue nombrado secretario de Comunicación. De este modo, Martín Gamisans y Vilajoana se reparten uno de los puestos de más poder de la Administración catalana. Pero en la práctica, ERC toma el control de, entre otras cosas, el reparto de las subvenciones a la prensa, que se realizará desde la secretaria de Martín Gamisans.
     
Sólo hacía unas semanas que Martín Gamisans había entrado en el equipo directivo de la Xarxa, la cadena de radios y televisiones locales dependiente de la Diputación de Barcelona. Su nombramiento era otro gesto de fuerza de ERC, pues pretendía equilibrar fuerzas con la cúpula de la entidad controlada por dos hombres de CDC: Xavier Pena y Joan Foguet.

Catalunya Ràdio

Foguet ya ha salido de la Xarxa y pasará a ser asesor del nuevo conseller de Territori i Sostenibilitat, Josep Rull. Con la inesperada marcha de Gamisans hacia Presidència, la Xarxa se queda sólo con un directivo, Pena de CDC, un profesional muy cercano al ex conseller Francesc Homs. Por eso, se prevé que en los próximos días algún otro periodista afín a los republicanos se incorpore a la emisora para, de nuevo, equilibrar fuerzas.

Puede que en la Xarxa se busque el equilibrio. En Catalunya Ràdio han sido los republicanos quienes se han llevado el gato al agua. Saül Gordillo, un periodista de la órbita de ERC, es el nuevo director de la cadena, que llevaba varios meses huérfana de jefe, desde julio cuando el democristiano Fèlix Riera fue destituido.

¿Y TV3?

Gordillo es afín a ERC, pero también es amigo y ex socio de Puigdemont. El nuevo presidente de la Generalitat trabajó como periodista y conoce a muchos profesionales del sector. Por eso, ha fichado para que le lleve la prensa a otro profesional también próximo a ERC, Pere Martí, que fue asesor de comunicación de Josep Lluís Carod-Rovira durante el primer tripartito.

Donde todavía no han tomado posiciones los republicanos es en TV3. De momento, la cadena de televisión pública mantiene a los directivos que en su día nombró Artur Mas: Brauli Duart, presidente de la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals, y Eugeni Sallent, director de TV3. No obstante, es posible que en los próximos días se produzcan movimientos que permitan a los de ERC tomar también posiciones en la cadena situada en Sant Joan Despí.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad