Mas le recuerda a Rajoy que Ucrania se independizó en “tan sólo unos meses”

stop

DEBATE SOBERANISTA

12 de febrero de 2014 (13:09 CET)

El Govern de Artur Mas mantiene una actividad frenética. Y, en concreto, el conseller de Presidència, Francesc Homs, verdadero alfil en el intento de mantener vivo el debate soberanista. Presente prácticamente cada día en las emisoras de radio y televisión, Homs ha anunciado este miércoles en Catalunya Ràdio que el Goverm ha elaborado un documento, de 50 páginas, con el título de Estrechar lazos en libertad, en el que contrarresta los argumentos del ministro de Exteriores, José Manuel Garcia-Margallo, que envió a todas las embajadas españolas para oponerse al proceso independentista catalán. Y en el texto no se descarta una vía ucraniana.

El documento del Govern insiste en que la Constitución española no puede ser el corsé que impida a los catalanes pronunciarse sobre su futuro. E incide en que la legitimidad de la Generalitat no procede de la Constitucón de 1978, que, de hecho, se recuperó en la transición, engarzando las instituciones de gobierno con las de la II República, antes de votar la Carta Magna.

La 'altura moral' del Gobierno español

Homs defiende un texto que, con un tono, a veces coloquial, reclama la posibilidad de que los catalanes puedan votar, sin “prefigurar la respuesta del voto”. Y en diversas ocasiones asegura que, haga lo que haga el Gobierno español, la reivindicación se mantendrá en el tiempo. “El Gobierno español puede postergar esa respuesta el tiempo que quiera; pero debe ser consciente de que la inquietud colectiva que subyace tras ella tiene una dimensión intergeneracional. No desaparecerá ni se difuminará aunque el interlocutor pretenda ubicarse en una estratósferica 'altura moral”.

El movimiento independentista lleva muchos meses jugando con la idea de una declaración unilateral de independencia, aunque el President Artur Mas no la comparte. No la comparte para ejercitarla ahora, pero dependerá de cómo reaccione el Gobierno español. El objetivo es llegar a convocar unas elecciones, con carácter plebiscitario, si el Ejecutivo de Mariano Rajoy no permite realizar la consulta para el 9 de noviembre.

En esas elecciones, que podrían celebrarse, incluso, al final de legislatura, en 2016, como pretende Mas, se podría constituir una mayoría en el Parlament favorable a una declaración de independencia, que obligaría –se entiende-- a negociar con el Estado español.

Un referéndum, después de una declaración unilateral

El hecho es que en el documento se habla abiertamente del caso de Ucrania, poniendo en duda que la Constitución pueda ser un muro insalvable. “Se obvia el hecho de que las cosas pueden cambiar en tan sólo unos meses...Por ejemplo en el caso de Ucrania”.

El ejemplo puede ser ilustrativo, por lo menos para el movimiento independentista. En marzo de 1991 se convocó un referéndum sobre el mantenimiento de la URSS. El 71,48% de los votos apoyaron la pregunta, en la que se defendía una federación renovada de repúblicas soberanas iguales. El Parlamento soviético de Ucrania declaró la declaración de independencia, el 26 de julio.

Sentido del humor

Y en el referéndum del 1 de diciembre se sometió a votación esa declaración, que fue apoyada por el 90,32% de los votos. “A veces, para bien o para mal, algunas sospechosas Verdades Eternas políticas duran meses. Si, además, el debate se cierra en falso, puede desembocar en una situación como la que vive justamente Ucrania en estos momentos”, se asegura en el documento.

Homs ha afirmado que espera que Margallo distribuya también este documento, “porque todos los españoles son iguales”. En el texto, se afirma que el pueblo de Catalunya “reclama una respuesta política, y lo ha hecho pacífica y pacientemente, desde la cordialidad, neutralizando incluso ciertas provocaciones con sentido del humor”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad