Mas salta el muro

stop

ELECCIONES AUTONÓMICAS

Artur Mas en el Parlament.

25 de septiembre de 2012 (21:19 CET)

España se ha convertido en un muro infranqueable y Artur Mas ha decidido saltar ese muro con todas las consecuencias.

El president de la Generalitat, Artur Mas, ha decidido dar un salto sin red, amparado en la amplia manifestación independentista de la Diada.

Y ha convocado elecciones anticipadas para el 25 de noviembre, en las que ha decidido erigirse como líder de un proceso de autodeterminación, hasta el punto de que Mas se ha comprometido este martes en el Parlament a no presentarse a las elecciones una vez Catalunya haya alcanzado sus objetivos nacionales. “Y si es en una legislatura, mejor que en dos”, ha asegurado.

Se trata de un paso hacia adelante de unas dimensiones desconocidas, principalmente para el conjunto de Catalunya, y de forma singular para CiU, que abandona su histórica posición ambivalente. Porque Mas ha sido contundente: “Ha llegado la hora de que el pueblo de Catalunya ejerza su derecho a la autodeterminación”.

¿Una estafa?

La afirmación de Mas, que no ha llegado a más concreciones sobre cómo se podrá ejercer ese derecho, ni si se buscará una consulta vinculante en la próxima legislatura, le identifica, sin embargo, con ese proceso. ¿Se trata de una estafa, porque lo que elegirán los catalanes el 25-N es la composición de un nuevo Parlament?

No para Mas, que ha dejado totalmente en fuera de juego al resto de partidos políticos, principalmente al PSC, que no sabe qué carta tomar y que no quiere, en ningún caso, aparecer como el partido del no, el partido antiindependentista.

Con su primer secretario, Pere Navarro, sin proyección pública, con unas primarias prometidas que difícilmente se podrán realizar, el PSC se ve fuera del terreno de juego.

El pacto fiscal

El president Mas ha justificado ese paso hacia adelante, con el argumento del pacto fiscal. El 'no' del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, al pacto fiscal, tras su entrevista en la Moncloa el 20 de septiembre, -aunque Mas sabía perfectamente la respuesta desde hace meses- ha llevado al president a saltar el muro, que, a su juicio, encontró en Madrid.

Y, de momento, Catalunya deberá funcionar con los 5.023 millones de euros que obtendrá del Fondo de Liquidez Autonómico del Estado.

Pero la manifestación independentista de la Diada, a la que Mas ensalzó aunque no asistiera personalmente, ha llevado al president a anticipar las elecciones.

“Hay que jugársela”, aseguró este martes en el Parlament, frente a las posiciones realistas y tibias del empresariado catalán, que ha mostrado su rechazo y su angustia ante indefiniciones, horizontes sin perfilar y la posible pérdida de mercados para sus productos.

Cálculo y estrategia

En la dirección de CiU siempre ha habido cálculo y estrategia. Y los pasos seguidos en las últimas semanas denotan una cierta planificación. Diada, entrevista con Rajoy, rueda de prensa desde Madrid, reserva del Palau Sant Jordi para el viernes 23 de noviembre, y anuncio de elecciones en el Parlament. Pero hay un paso decisivo.

Ese paso, según fuentes de CDC, se da en la escuela de verano de Convergència Democràtica celebrada el fin de semana del 15 y 16 de septiembre en Vilanova i la Geltrú.

El partido le hace ver a Mas que su deseo de convocar elecciones en la primavera del 2013 no se debería producir, y que la convocatoria debería ser de inmediato.

El efecto Diada

La cúpula de CDC, con Oriol Pujol a la cabeza, considera que es el momento, que la manifestación de la Diada no se puede dejar enfriar, aunque diferentes dirigentes de Convergència mostraron su alarma el mismo día de la manifestación, con la sensación de que la presión ciudadana podría arrastrar a Convergència.

Y Mas, que ha querido tomar una decisión en solitario, aunque con toda la información posible, y pese a su característico proceder, de hombre concentrado en sí mismo, ha emplazado a la ciudadanía para el 25-N, a pesar de las dudas de su socio, Unió Democràtica, cuyos principales dirigentes siguen pensando que la manifestación de la Diada les ha sobrepasado.

Por tanto, cálculo sí, pero reacción ante el movimiento independentista también.

Recortes sociales


El otro argumento de Mas es que la crítica hacia los recortes que su gobierno ha realizado en los dos años de vida, desde las elecciones autonómicas del 2010, debe enmarcarse en la “demagogia”, porque el recorte del déficit se ha acometido en toda Europa.

Y que lo que cuenta ahora es el nuevo escenario en clave nacional, pese a que tampoco tenía apoyos en el Parlament para aprobar los presupuestos del 2013.

Pero Mas tomó algunas decisiones en sus primeros días como president, como la eliminación del impuesto de sucesiones, y recortes en sanidad y educación buscando también un modelo de gestión más liberal y apoyado en los conciertos. No en vano, el conseller de Salud, Boi Ruiz, provenía de La Unió Catalana d'Hospitals (La Unió), la patronal de hospitales privados y concertados, en calidad de director general.

Pero ese debate no se producirá, a pesar de la voluntad de incidir en ello apuntada por el líder de ICV, Joan Herrera, en el Parlament, tras el discurso de Mas.

Exportar al mundo

El president lanzó, en cambio, un claro mensaje al tejido empresarial. Catalunya inicia un camino, y se debe apoyar en lo que ya tiene, el aumento de las exportaciones en la zona euro y en el resto del mundo, dejando de lado, o sin pensar en ello como una obsesión, el mercado español.

Mas recordó que las empresas catalanas exportan más al resto del mundo, el 53%, que al resto de España, el 47%. Y destacó otras cifras, como el auge del turismo: el 25% de todos los visitantes que recibió España en 2011 fueron a Catalunya, un 12% más que en 2010.

Como Suiza

“Y eso nos colocaría por delante de Dinamarca, Holanda y Suiza”, sentenció, sin olvidar que el Aeropuerto del Prat ha superado a Barajas como aeropuerto de salida y de destino.

Precisamente, el ICEX acaba de publicar los datos de las exportaciones entre enero y julio de 2012, y deja constancia de que las exportaciones catalanas crecen, pero también señala que Catalunya sigue comprando más que vendiendo al exterior.

Con la Unión Europea tiene un déficit de 1.058 millones de euros, y con Asia de 5.343 millones de euros. El total del déficit comercial se sitúa en 6.923 millones, aunque es cierto que ha habido un retroceso en ese déficit en un año del 29,25%.

Mas concluyó su discurso en el Parlament con una afirmación que ya no deja dudas: “¿Cómo quieren que no haya elecciones? ¿Cómo quieren que no haya elecciones después del 11 de septiembre? La voz de la calle será la voz de las urnas”, precisó, y esa voz reclamó que Catalunya sea un nuevo estado de la Unión Europea.

¿Estafa? ¿Liderazgo? Catalunya se expresará el 25-N.





Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad