Mas y Pujol se reunieron en un domicilio particular horas antes del registro en CDC

stop

CASO DEL 3%

Jordi Pujol y Artur Mas, en una imagen de archivo / EFE

en Barcelona, 23 de octubre de 2015 (09:46 CET)

Artur Mas y Jordi Pujol se reunieron en secreto en el domicilio de un íntimo amigo del ex presidente de la Generalitat el pasado miércoles por la mañana, poco antes de que la Guardia Civil registrase la sede de CDC a instancias de un juez de El Vendrell, según explican fuentes conocedoras del encuentro a Economía Digital.

La reunión tuvo lugar en casa de Juan Martí, en la calle Avenir de Barcelona, a primera hora de la mañana. Martí, que formó parte del consejo de Banca Catalana, es íntimo amigo de Pujol, quien visita su domicilio con frecuencia desde que se alejó de la vida pública tras confesar que su familia tenía cuentas ocultas en Andorra.

Fue un encuentro muy breve, de unos diez minutos. Pujol llegó primero y subió al piso. Después apareció Mas con su escolta, él entró en la casa y los mossos que lo custodian esperaron fuera a la vista del vecindario. Pasados esos minutos, Mas bajó y se fue.  

¿Avisado por la prensa?

Lo que no ha trascendido es el contenido de la reunión, aunque es probable que Mas ya supiese que la Guardia Civil iba a proceder al registro de la sede de su partido, CDC, fundado por Pujol en los años 70. Mas denunció el mismo miércoles que algunos medios de comunicación conocían de antemano que se iba a producir la operación judicial.

Es más, cuando el pasado julio la Guardia Civil registró las sedes de CDC y de su fundación, Catdem, por el caso Sumarroca, Mas reconoció que tuvo conocimiento previo de la operación gracias a unos periodistas que le avisaron con tiempo.

Caso 3%

Mas y Pujol podrían haber planificado la estrategia a seguir tras ver como el cerco judicial se va cerrando alrededor de CDC por el caso del 3% de supuesto cobro de comisiones ilegales a cambio de la concesión de obra pública. Un asunto que saltó a la palestra hace ya 10 años de la mano de Pasqual Maragall.

Desde entonces, la Justicia investiga el caso, que también fue objeto de estudio por parte de una comisión Parlamentaria, que concluyó que CDC se financió ilegalmente a través del Palau de la Música con la colaboración de Félix Millet y Jordi Montull. Según esa comisión, las empresas constructoras de la Ciudad de la Justicia y la línea 9 del metro de Barcelona pagaban comisiones del 4%, CDC se quedaba el 2,5% y Millet, el 1,5% restante.

Comparecencia parlamentaria

El presidente en funciones de la Generalitat compareció el mismo miércoles al mediodía ante la prensa para negar los hechos y aseguró que él y su partido son objetivo de "caza mayor" por parte del Estado debido a la puesta en marcha del proceso independentista. Este viernes, Mas volverá a dar explicaciones en el Parlament, donde comparecerá a petición propia.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad