Navarro arrasa al sector crítico del PSC

stop

La dirección socialista recibe el aval del 83,5% del consejo nacional, por el 13,27% que ha apoyado la resolución de la minoría

Pere Navarro, en el Consell Nacional. EFE / Albert Olivé

17 de noviembre de 2013 (14:45 CET)

La dirección del PSC tiene la mayoría de los consejeros nacionales a su favor. El partido, si se entiende que debe estar regido por lo que consideren sus órganos de gobierno, ha avalado a Pere Navarro y a la estrategia seguida en las últimas semanas. El PSC no apoyará ninguna propuesta sobre el derecho a decidir, ni en el Parlament, ni en el Congreso, que no pase por un acuerdo previo con el Gobierno central.

El sector crítico, que había forzado una votación secreta, con una resolución propia, ha quedado en franca minoría. Las corrientes internas Agrupació Socialista y Avancem, que lideran Àngel Ros y Joan Ignasi Elena, respectivamente, pretendían que se pida el traspaso de la competencia estatal, para poder celebrar un referéndum, a través del artículo 150.2 de la Constitución en el marco de la comisión bilateral Estado-Generalitat.

El sector crítico, sin opciones

Pero la votación ha sido contundente. De los 309 consejeros nacionales presentes, 258 han votado la resolución de la dirección, el 83,5%. La resolución de los críticos ha sido secundada por 41 votos, el 13,27% de los consejeros, con 9 votos nulos. En una misma papeleta se podía votar a favor de la dirección, de los críticos o abstenerse.

El partido ahora queda en una posición complicada, porque el sector crítico no tiene muchas más opciones. Lo ha intentado a través de los órganos internos, y no ha podido. Ros, Elena, o Marina Geli, son diputados. Y el próximo día 20 se votará una resolución en el mismo sentido en el Parlament, con el apoyo previo de CiU, ERC, ICV y la CUP. El PSC votará en contra, y si algunos diputados rompen esa indicación, la propuesta de la dirección es que pasen ya al grupo mixto.

Grupo mixto

El PSC, lo que fue un determinado proyecto del PSC, podría estar a punto de acabarse. Ahora el sector crítico, después de asistir a un debate interno intenso, --con intervenciones en el consejo nacional del PSC en el que han destacado el ex alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, o el ex presidente de la Generalitat, José Montilla, muy aplaudidos, por sus apoyos a la dirección—deberá decidir qué pretende hacer. Su cabida en el PSC es ahora muy complicada.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad