El presidente del PP, Pablo Casado, y el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. EFE/Emilio Naranjo

Pedro Sánchez da largas a un "cara a cara" en televisión

stop

Tanto Pablo Casado como Albert Rivera se ofrecen para un duelo en TV, pero el presidente del Gobierno no quiere dar aire a sus adversarios de momento

Barcelona, 18 de marzo de 2019 (19:13 CET)

La oferta formal del grupo Mediaset de celebrar un debate televisivo “cara a cara” entre Pedro Sánchez (PSOE) y Pablo Casado (PP) ha puesto de manifiesto la estrategia de campaña del presidente del Gobierno, que piensa retrasar al máximo el enfrentamiento televisivo para no dar aire a su adversario. Casado, por el contrario, ya lo ha aceptado después de insistir durante varias semanas en que se celebrase un debate entre el presidente del Gobierno y el jefe de la oposición.

El vicesecretario de la Organización del PP, Javier Maroto, confirmó la disposición de su partido: “Mediaset ha pedido un debate cara a cara entre Casado y Sánchez. Uno de los dos será el próximo presidente del Gobierno. Ya hemos aceptado”.

El resto de candidatos no permanece de brazos cruzados, ya que también quieren medirse en las pantllas. Albert Rivera, líder de Ciudadanos también afirmó que está dispuesto a un cara a cara con Sánchez. El secretario de la formación naranja, José Manuel Villegas, escribió personalmente al director de campaña del PSOE, José Luís Ábalos, para proponer un debate entre los dos líderes de la formación, para que se pudieran ver "quiénes optan por constitucionalistas o por separatistas en sus próximos pactos en el Congreso de los Diputados".

Ante esta maniobra de Ciudadanos, Casado recriminó a Rivera que pidiera un “cara a cara” con Sánchez cuando ocupan menos escaños en la cámara (134 PP vs 32 de C's); aunque no descartó participar también en debates “a a cuatro y a cinco”.

Pese a esa diferencia de escaños, los colores del Congreso podrían cambiar con el crecimiento de Ciudadanos y con la posible entrada de Vox, dos partidos que toman votos del PP, además de ser posibles aliados de la formación azul. Según los resultados del último CIS (febrero 2019), entre PP y Ciudadanos hay una diferencia de 1,4 puntos; hecho que abre la posibilidad a que cualquiera de las dos formaciones ocupe los escaños de la oposición.

Pedro Sánchez aplaza el debate

Con todo, el PSOE aún no ha dado una respuesta firme a la propuesta de Mediaset, por lo que ha sido duramente criticado por Casado y Rivera.

Desde el partido de Sánchez, han manifestado que no “rehúyen” el debate pero que lo están aplazando para no señalar a ninguno de los partidos como segunda fuerza. “No vamos a ir a remolque de la desesperación de nadie y el señor Casado necesita que se le visualice como alternativa porque su mayor problema es que no lo ven con claridad y su proyecto es una coalición de a tres", explicó Ábalos, apuntando a una “pugna” entre los partidos de derechas. “Lo normal es que si hay un debate cara a cara es que se haga con quien puede presidir", añadió.

A todo esto, el líder del PP recriminó a Sánchez no querer participar en un “cara a cara” por miedo a que no le salga a cuenta. Con la victoria del PSOE que pronostican las encuestas, un debate a dos con el segundo partido a bordo con el “procés” sobre la mesa, entre otros, podría significar un riesgo para Sánchez, y una oportunidad para todo aquél que tenga algo que recriminarle sobre su mandato recién finalizado.

Según los pronósticos del Comité Electoral, la decisión sobre los debates se tomará la semana que viene.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad