Sillas amontonadas por el cierre de bares y restaurantes tras el estado de alarma por coronavirus / EFE
stop

El Ayuntamiento de Barcelona prevé que bares y restaurantes amplíen sus terrazas en las calzadas y no en las aceras

Barcelona, 20 de mayo de 2020 (20:07 CET)

El Gremio de Restauración de Barcelona ha roto las negociaciones con el gobierno de la ciudad, liderado por la alcaldesa Ada Colau, pese a que ha autorizado una ampliación del espacio de las terrazas de bares y restaurantes a partir de la fase 1 de la desescalada.

El Ayuntamiento obligará a los restauradores a ampliar el espacio de las terrazas ocupando las vías de circulación, mientras que los restauradores querían hacerlo en la acera. Además, deberán solicitar una autorización, que se puede demorar durante días.

Los bares y restaurantes de Barcelona podrán abrir sus terrazas a partir del próximo lunes, cuando la ciudad entre, previsiblemente, en la fase 1 de la desescalada. Puesto que la normativa gubernamental exige limitar el aforo al 50%, con una separación entre mesas de dos metros, el Ayuntamiento anunció este miércoles que permitirán ampliar el espacio de las terrazas.

La ampliación deberá realizarse sobre la calzada de circulación o sobre las plazas de aparcamiento. Además, los bares no las podrán ocupar hasta que obtengan la preceptiva autorización.

El Gremio de Restauradores considera que estas condiciones no solo dificultarán el inicio de la actividad sino la que retrasarán. Temen que las autorizaciones se demoren durante semanas.

En una rueda de prensa telemática, los tenientes de alcalde Jaume Collboni i Janet Sanz indicaron este miércoles que, con las condiciones que se prevé implementar, podrán abrir el 93% de las 5.500 terrazas de Barcelona, manteniendo su capacidad habitual o incluso ampliándola.

Sanz precisó que las ampliaciones de las terrazas se harán ocupando "prioritariamente" espacio público ahora destinado al estacionamiento de vehículos o a la circulación.

Locales sin terraza

Aquellos locales que no disponen de terraza -unos 3.500, según Collboni- podrán solicitar una autorización para colocar entre cuatro y seis mesas con la condición de que estén en la calzada. El Ayuntamiento se compromete a responder las peticiones en un plazo máximo de 15 días hábiles. Un equipo de nueve técnicos evaluará las solicitudes.

Los bares y restaurantes pagarán solo el 25% de la tasa de terrazas hasta final de año, tal como anunció el gobierno municipal con anterioridad. Collboni señaló que se les rebajará un 75% la tasa de ocupación de vía pública a aquellos que coloquen mesas en la calzada.

Antes de la rueda de prensa de los representantes municipales, el Gremio de Restauración de Barcelona emitió un comunicado en el que subrayan que no apoyan las condiciones. Insisten en que, en muchos casos, la única manera de ampliar las terrazas es en la acera. Reiteran que la lentitud de la administración puede retrasar la vuelta a la actividad.

El concejal Jordi Coronas (ERC) indicó que el Ayuntamiento ha vuelto a actuar “tarde y mal”. Hasta este miércoles, cuatro días antes de la apertura de las terrazas, no se han anunciado las condiciones en que se haría la vuelta a la actividad. Coronas acusó al gobierno municipal de no tener una “visión global” de los problemas de la ciudad.


Si le ha interesado esta información, únase a nuestro canal de Telegram para recibir toda las novedades nacionales e internacionales que publicamos sobre el coronavirus: https://t.me/economiadigital_es

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad