Podemos se desangra en Cataluña con tres candidatos enfrentados

stop

Fachín reta al oficialista Viejo a un debate público, y éste le responde que la pluralidad "no cabe" en una discusión a tres

Fachín pinchó en la consulta a sus afiliados. / EFE

Barcelona, 05 de abril de 2016 (01:00 CET)

Podemos tiene un problema. Si se convocan nuevas elecciones generales, deberá decidir cómo se presenta en comunidades como Cataluña. Y la situación no es, precisamente, idílica. El partido que lidera Pablo Iglesias se desangra con tres candidatos enfrentados, y con un añadido: la necesidad de entenderse con Barcelona en Comú, el partido de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que quiere mantener una dinámica propia y que no renuncia al referéndum de autodeterminación en Cataluña.

Albano-Dante Fachín, el diputado de Catalunya Sí que es Pot, la marca en la que se integra Podemos en el Parlament de Catalunnya, junto a ICV, EUiA y los miembros del partido de Colau, arremete contra todos. Avalado por dirigir en los últimos años la revista Café amb llet, en la que arremetía contra los responsables de la sanidad catalana, --uno de los elementos centrales en los que está de acuerdo la izquierda alternativa catalana-- Fachín ha propuesto un debate a los dos adversarios para liderar Podemos: El diputado en el Congreso Raimundo Viejo, candidato oficialista, bajo el amparo –inicialmente-- de Pablo Iglesias, y Jéssica Albiach, diputada en el Parlament y arropada por los que impulsaron, en su momento, Podemos en Cataluña, también con el manto de Iglesias, como Marc Bertomeu.


Un debate en directo y en internet

Fachín ha lanzado su propuesta a través de una carta abierta a Viejo y a Jéssica Albiach, publicada en su blog. El debate, a su juicio, debe ser "público y abierto a la militancia, a la ciudadanía, a los medios de comunicación y retransmitido en directo por internet". Se trata de la política llevada al campo del espectáculo, al directo y en todo momento. Fachín añade que eso puede ser "la bomba", y que ningún otro partido se lo puede permitir.

El diputado en el Parlament, que acaba de protagonizar un sonoro enfrentamiento con el diputado de ICV, Joan Coscubiela, los dos en el mismo grupo parlamentario pero con estrategias muy diferentes, protagoniza todo el debate. Asegura que su candidatura, bajo el nombre de Ho Podem Tot, podría entenderse perfectamente con los otros dos candidatos. De Raimundo Viejo asegura que tiene vocación de "consenso", como él. Y de Albiach, cuya candidatura se llama Fem Podem, le gusta su frase de que se debe hacer política colaborando. "Haremos política colaborando, no compitiendo", señala Fachín, de origen argentino.


Dirección colegiada

Pero no están las cosas encaminadas al consenso. Raimundo Viejo, que lidera la candidatura Impulsant el Canvi, ha rechazado el debate a tres. "Nuestra propuesta pasa por comenzar a construir desde abajo, con el conjunto de la organización, desde las líneas políticas que presentamos en el manifiesto Impulsant el canvi, que ya ha superado las 1.500 adhesiones, y la pluralidad de Podemo Cataluña no cabe en un debate a tres", asegura.

Viejo quiere lanzar la idea de suprimer la figura del secretario general, y lograr una dirección colegiada, que se asemejaría al modelo de la CUP.

Las pullas van en una y otra dirección. El enérgico Fachín reaccionó de inmediato, a través de su cuenta de Twitter, con acusaciones a las otras dos candidaturas. "Da la sensación que hay gente a la que el debate no le va bien en ningún formato", sostiene, y añade: "Y si no tengo razón, quedamos y lo debatimos". Así de simple.


Variar la estrategia con el PSOE

Para Iglesias, sin embargo, todo este proceso puede ser un trago demasiado amargo. En las elecciones generales en Cataluña no ganó directamente Podemos. Ganó los comicios Barcelona en Comú, con Xavier Domènech liderando la candidatura, un hombre de confianza de Ada Colau. Y tienen 12 diputados en el Congreso.

Toda esta dinámica, que se repite en otras comunidades, como Galicia, con las Mareas, o en Valencia, con Compromís, podrían llevar a Podemos a establecer una estrategia diferente con el PSOE, para no forzar unas nuevas elecciones generales.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad