¿Por qué un contratista municipal paga el coche del alcalde?

stop

La empresa de un investigado por el 'caso Pujol Ferrusola' pone un automóvil de alta gama a disposición de un alcalde convergente

Josep Sala, alcalde convergente de Forallac, y Josep Mayola, propietario de Servitransfer.

Barcelona, 10 de agosto de 2016 (01:00 CET)

Forallac es un pintoresco municipio del Bajo Ampurdán de poco más de 1.700 vecinos. Todos somos Forallac, grupo de la oposición municipal vinculado a ERC, denuncia que el alcalde, el convergente Josep Sala, se pasea al volante de un flamante Toyota financiado por Servitransfer, la compañía que se encarga de la recogida de basuras desde hace catorce años sin que se haya convocado nunca un concurso público para adjudicarle el servicio.  

Servitranfer es propiedad de Josep Mayola, investigado por la Audiencia Nacional por sus negocios con Jordi Pujol Ferrusola.  

En declaraciones a Economía Digital, el alcalde de Forallac reconoce sin tapujos que conduce habitualmente un Toyota, del modelo Land Cruiser, financiado por Servitransfer, la empresa que se encarga de la recogida de basuras, que también es la que ha pagado las cuotas del renting del vehículo durante cinco años. No obstante, Josep Sala mantiene que no ha cometido ninguna irregularidad.

El alcalde alega que se trata de un "vehículo de inspección"  

El alcalde argumenta que se trata de "un vehículo de inspección", aportado por Servitranfer, tal como asegura que figura en un contrato firmado con la empresa, si bien quién lo conduce es él por ser el "encargado" de supervisar el servicio de recogida de basuras en un municipio que cuenta con una extensión de cerca de 50 kilómetros cuadrados y diversos núcleos de población.  

El vehículo que conduce el alcalde figura a nombre de Santander Consumer Renting, una empresa dedicada al alquiler de vehículos. Servitransfer ha pagado las cuotas desde que se adquirió en 2011 hasta el febrero pasado, cuando finalizó el plazo de cinco años de renting. Josep Sala reconoce que sigue utilizando el vehículo para atender a las funciones de su cargo.

Un histórico convergente

Josep Sala es un histórico militante convergente, que presidió el consejo comarcal del Bajo Ampurdán, formó parte del equipo de gobierno de la Diputación de Gerona y que, desde hace 29 años, está al frente del Ayuntamiento de Forallac. En las dos últimas legislaturas ha ejercido el cargo con dedicación exclusiva, con el correspondiente sueldo.  

Marta Puig, concejal de Todos somos Forallac-ERC, explica que el alcalde ha dispuesto para su uso y disfrute de un vehículo de alta gama desde hace más de cinco años "durante las 24 horas del día", que ha sido pagado por la empresa que se encarga de la recogida de basuras, que accedió al servicio sin mediar concurso público.  

En ese sentido, el alcalde admite que no se convocó ningún concurso público, pero que la relación con el adjudicatario "siempre ha sido pública y documentada". Sala precisa que, en los últimos treinta años, el servicio se ha ido subrogando de una empresa a otra hasta que, en 2002, de CESPA pasó a Servitranfer, la compañía que lo ha gestionado hasta la fecha.  

El Ayuntamiento de Forallac ha pagado a Servitransfer 512.000 euros en los últimos cuatro años, a razón de 128.000 euros anuales, que corresponden a 75 euros por habitante. Josep Sala asegura que se trata de un precio "ajustado".

Por fin, se convoca un concurso público  

Presionado por la oposición, Sala ha convocado, por fin, un concurso público para adjudicar el servicio de recogida y selección de residuos. El plazo de presentación de ofertas finalízale próximo 13 de septiembre. El precio de licitación alcanza los 700.000 euros por un período de cuatro años.  

Desde la oposición municipal se subraya que el propietario de Servitransfer es Josep Mayola, que hasta el año pasado gestionó una polémica planta de tratamiento de residuos urbanos en Forellac. En la actualidad, la gestiona Urbaser.  

Mayola declaró el año pasado como investigado en la Audiencia Nacional por sus supuestos negocios con Jordi Pujol Ferrusola en el sector de las basuras.

Pelotazo con el vertedero de Tivissa  

Josep Mayola y Gustavo Buesa fueron socios en la explotación del vertedero de Tivissa (Tarragona), una instalación que permitió al primogénito del expresidentes de la Generalitat sacar una tajada de 4,3 millones de euros a partir de una inversión inicial de 700.000 euros.  

Gustavo Buesa, también investigado en el caso de Jordi Pujol Ferrusola, fue detenido en julio pasado por supuestas irregularidades en la concesión del servio de recogida de basuras de Lloret de Mar. Buesa aparece como uno de los grandes mecenas de las fundaciones de Convergència –actual Partido Demócrata Catalán- y de Unió.  

Cuando en abril del pasado año declaró en el Parlamento catalán, ante la comisión de investigación del caso Pujol, Josep Mayola negó ser socio de Jordi Pujol Ferrusola, aunque reconoció que éste invirtió en el vertedero de Tivissa. Mayola indicó que había perdido "millones de euros" en el vertedero de Cruïlles (Bajo Ampurdán), que la Generalitat se vio obligada a clausurar después de una cascada de sentencias condenatorias, y en la planta de tratamiento de Forallac.

Los grandes empresarios gerundeses de las basuras caen en desgracia  

Mayola y Buesa, los grandes empresarios gerundenses del sector de los residuos, han caído en desgracia a raíz del caso Pujol. La oposición municipal de Forallac, donde tiene su sede social Servitransfer, se pregunta cuanto tiempo va seguir utilizando el alcalde el vehiculo de la compañía que se encarga de recoger las basuras.  

Marta Puig indica que, desde que denunciaron estos hechos, el alcalde prefiere circular el moto. Todos somos Forallac-ERC no ha acudido a los tribunales, pero si piensa solicitar un dictamen, tanto por el vehículo como por el servicio de recogida de basuras a la Comisión Jurídica Asesora de la Generalitat.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad