PP y Ciutadans ya tienen su bloque del 'no' a la independencia

stop

MOVIMIENTO 12-O

Los concentrados el 12-O en la Plaza Catalunya./EFE/Marta Pérez

12 de octubre de 2013 (21:20 CET)

La realidad de lo que está sucediendo en Catalunya sólo se podría conocer a través de las urnas. De hecho, el actual Parlament ya es, en gran parte, el fruto de los deseos de los ciudadanos que se expresaron en noviembre de 2012. Y existe una mayoría, si se suma CiU y ERC, y si se entiende que las dos fuerzas políticas son netamente independentistas, favorable, en todo caso, a la celebración de una consulta soberanista.

Y, desde este sábado, día de la Hispanidad, también existe un bloque que va en el sentido contrario, que rechaza, no ya la independencia, sino la posibilidad de convocar ese referéndum, a no ser que fuera el propio Gobierno español el que decidiera convocarlo. Sea más numeroso o no –claramente, por lo visto en la concentración de este sábado concita menos adeptos—lo cierto es que ya se ha organizado.

Tan catalán como español

La plataforma Som Catalunya, Somos España, en la que se adhieren distintas organizaciones cívicas, cuenta con el apoyo de Ciutadans y del PP. La concentración en la Plaza Catalunya, después de un breve recorrido desde el Paseo de Gràcia, contó la presencia de más de 30.000 personas, según la Guardia Urbana, y de 160.000 según los organizadores, y de 105.000 según la Delegación del Gobierno.

Se trata de una cifra, en todo caso, superior a la del año pasado, cuando se reunieron unos 60.000 manifestantes.

Es indicativo de un cierto cambio, ya iniciado el pasado año. Lejos de sentirse presionados por un entorno político y mediático, y por las propias connotaciones del 12 de Octubre –pese a que ya han transcurrido casi 40 años desde la muerte del dictador que hizo suyo el día de la Hispanidad—las personas que se manifestaron fueron en una gran mayoría familias catalanas, que no desean ninguna ruptura, y que se manifiestan tan catalanas como españolas.

Ambiente familiar y festivo


El ambiente fue festivo. Los organizadores invitaron a que dejaran la concentración aquellos que portaban banderas franquistas, porque se quiso, en todo momento dejar claro cuál era el objetivo: buscar acuerdos, no estirar la cuerda con el Gobierno español, y apostando siempre por la actual Constitución española.

El portavoz de la plataforma, José Domingo, ex diputado de Ciutadans en el Parlament, sin embargo, se mostró algo contrariado. “Queríamos a más gente, porque no han estado todos”. Domingo se refería, como lo hizo también Alicia Sánchez-Camacho , la líder del PP catalán, y el diputado Albert Rivera, jefe de filas de Ciutadans, a los socialistas, y, en menor medida, a los militantes de Unió.

¿Dónde está el PSC?

Pero, claro, son familias políticas distintas, pese a que, en estos momentos, una parte importante de los electores de esas fuerzas políticas puedan desear un objetivo común: evitar el conflicto. Ni Pere Navarro, el primer secretario del PSC, ni Josep Antoni Duran Lleida, el líder de Unió, se dieron por aludidos. Por ahora.

Hubo música, senyeres y banderas españolas. Sonaron canciones como Mediterráneo, de Serrat, o A quién le importa, de Alaska, o el Bon dia, de Els Pets. Fue un salto cualitativo si se entiende lo que han sido los 12 de Octubre en los últimos años en Catalunya. Como también han sido un salto cualitativo los dos últimos años de la Diada del 11 de septiembre. La sociedad catalana se ha polarizado en dos bloques, aunque uno de ellos se exprese en mucho menor número, si se atiende a la concentración de la Plaza Catalunya.

La voz de la mayoría silenciosa

Sánchez-Camacho y Albert Rivera se refirieron a que esa mayoría silenciosa, de la que hablara la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, “ya tiene voz”, y cargaron contra el PSC por cometer “un error histórico”.

Pero es que los organizadores no pretendían animar la consecución de una posible tercera vía. Querían manifestarse el 12 de octubre porque tiene “una clara simbología española”, según Sánchez-Camacho, y a eso, por ahora, el PSC se niega. Sería rehacer, en muy poco tiempo, toda su historia reciente, marcada por el catalanismo político.

¿Tienen complejos, Navarro y Duran, como los líderes de Ciutadans y del PP catalán les han reprochado?

El bloque del ‘no’ en todo caso se ha organizado. Según José Domingo el objetivo ahora “es conseguir el apoyo de federalistas y confederalistas”. Eso es más difícil. Pero, por lo menos, Ciutadans y PP, que luchan por un mismo electorado –por ahora—se han demostrado a sí mismos que pueden tener un bloque cohesionado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad