Sánchez-Camacho pide a Duran y Navarro que defiendan la unidad de España

stop

MANIFESTACIÓN 12-0

11 de octubre de 2013 (20:09 CET)

“Sin prejuicios”. La presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, suele ser directa en sus apreciaciones y en su defensa del proyecto político en el que cree. Y la manifestación que derivará en una concentración este sábado en la plaza de Catalunya, convocada por el 12-0 Movimiento Cívico, que tiene el apoyo del PP y de Ciutadans y otras entidades, reivindica la “unidad de España” el 12 de Octubre, el día de la Hispanidad.

Es decir no es una invitación a una tercera vía, sino una defensa de España frente al movimiento independentista catalán. Y Sánchez-Camacho ha reclamado a los dirigentes de Unió Democràtica y del PSC, y también a una parte de “la Convergència de siempre” que asistan “sin prejuicios”. La apelación ha sido directa: “Pido a los señores Navarro y Duran que asistan y que convoquen a los militantes de sus formaciones”, ha asegurado.

Simbología española

Por tanto, no se trata de una posible convocatoria que se podría haber celebrado el 6 de diciembre, con objeto de defender la Constitución, sino de buscar “un día de clara simbología española”, según Camacho, para reaccionar ante la Diada del 11 de septiembre. Según la presidenta del PP catalán, “cada año que pase habrá más familias y ciudadanos, como ocurrió el año pasado, que se añadirán a la concentración del 12-0”.

La idea del PP, y también la de Ciutadans, que están luchando por un electorado, en parte, común, es que los catalanes también son españoles y que “tienen más puntos en común con el resto de España que diferencias”.

Confusión interesada

Pero la concentración del 12-0 ha creado una gran polémica, porque grupos de extrema derecha también se manifestarán. Esa dualidad, que el movimiento independentista ha querido llevar a la confusión, ha provocado una enorme tensión entre los dirigentes políticos catalanes en las últimas horas. Camacho ha asegurado que sólo serán bien recibidos “los que respetan las obligaciones y los derechos democráticos”.

La tensión estalló este jueves en el Parlament, cuando los diputados de Ciutadans y del PP abandonaron la cámara catalana, tras una advertencia de la presidenta del Parlament, Núria de Gispert, quien consideró que los diputados “no tenían vengüenza”. Se refería, en concreto, a los del PP, que habían aplaudido al diputado de Ciutadans, Jordi Cañas, tras una trifulca de éste con el diputado de la CUP, David Fernández.

Petición de dimisión de Núria de Gispert

Fernández había reprochado a Ciutadans y al PP que se manifestaran el 12-0 junto con partidos falangistas y la plataforma xenófoba Plataforma per Catalunya, con el objeto de provocar esa confusión. Y Cañas quiso responder, sin que le amparara la presidenta del Parlament.

Ello ha provocado que Sánchez-Camacho haya pedido a De Gispert que rectifique y retire sus palabras, o el PP catalán “se verá obligado a pedir su dimisión”.

Y es que el proceso independentista ha comenzado a crear importantes divisiones, que se traducen en un clima de mayor tensión entre los propios diputados en el Parlament.

El 12-0 de este sábado es una prueba de fuego. Sánchez-Camacho cree que será “una muestra de civismo”.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad