Protestas en Francia contra la ley de reforma laboral a 'la española'

stop

Los estudiantes se vuelcan para impedir el proyecto del socialista Manuel Valls, que se ha comprometido a dimitir si acaba descafeínado

Manifestantes en Burdeos, contra la reforma laboral

Barcelona, 09 de marzo de 2016 (19:06 CET)

Decenas de miles de estudiantes, apoyados por los sindicatos, se manifiestan ese miércoles en las calles de París y en toda Francia. Se trata de más de 250 protestas, paros y manifestaciones para paralizar la reforma laboral que trata de impulsar el socialista Manuel Valls, con el expreso mandato del Presidente François Hollande.

Es una protesta de la izquierda contra la izquierda. Las reformas de calado las acaban impulsando los gobiernos de izquierda. Ocurrió en España en los años ochenta y sucede ahora en Francia con el gobierno que preside Manuel Valls, que se ha comprometido a dimitir si su reforma laboral acaba siendo papel mojado, o resulta descafeínada.


Como en España

El hecho es que las protestas, apoyadas por fuerzas sociales cercanas a los socialistas, pretenden rechazar una reforma laboral que está copiada de la española. En un momento en el que en España se negocia la formación del próximo gobierno, con la petición de que se retire esa reforma laboral por parte de Podemos, la que aprobó el PP en 2012, pero también la del PSOE de la legislatura anterior, en Francia se pretende atajar por completo una ley muy similar.

La semana laboral de 35 horas no se toca, en teoría. Pero por un acuerdo interno de las empresas o por decisión de los empresarios, en función de las exigencias del mercado, podría variar esos límites. Los despidos se podrán producir si se da un descenso en la demanda, las cifras de negocio empeoran, o por reorganizaciones. Respecto a la indemnización, se rebaja de forma substancial; de cuatro a tres meses de salario en el caso de que la antigüedad sea inferior a dos años, y 15 meses si se superan los 20 años, a diferencia de los 24 y 27 meses respectivamente.


Los sindicatos, en segundo plano

Respecto a las horas extras, cuando se superen las 35 horas semanales, un icono en Francia, se podrán pagar por debajo del acuerdo sectorial si la empresa y el comité sindical lo aceptan. La reforma implica que se podrán pactar bajadas salariales. Los acuerdos entre el empresario y el comité sindical estarán por encima de los sectoriales, dejando a los sindicatos en un segundo plano, como ha ocurrido en España.

En Francia, en todo caso, las movilizaciones se mantendrán en las próximas semanas. Los mismos sindicatos quieren mantener su poder de convocatoria, y los sectores más jóvenes de la población, que rechazan que sea un gobierno de izquierdas quien trate de impulsar la reforma laboral 'a la española'.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad