Pugna por el liderazgo de los castellanohablantes independentistas

stop

Manuel Puerto y Montse Sánchez se disputan la presidencia de Súmate, la entidad a la que pertenece el diputado Gabriel Rufián

Gabriel Rufián en su discurso en el debate de investidura. / EFE

Barcelona, 14 de enero de 2017 (21:24 CET)

La procesión va por dentro. Un activo miembro de Súmate define con este castellanísimo refrán la actitud de Manuel Puerto y Montse Sánchez, los dos candidatos a la presidencia de la asociación de castellanohablantes partidarios de la independencia de Cataluña: en público, exhiben formas exquisitas, pero, internamente, su duelo se disputa a cara de perro.

Los 700 asociados de Súmate están convocados el próximo 28 de enero a una asamblea extraordinaria para elegir a su nuevo presidente, que será el tercero de la entidad desde su creación en mayo de 2013. El plazo de presentación de candidaturas finaliza el 24 de enero, pero nadie espera que salte al ruedo un tercer candidato. Estas elecciones serán un duelo entre la candidata oficialista, Montse Sánchez, que es la actual vicepresidenta, y el candidato alternativo, el economista Manuel Puerto.

Fuentes de Súmate apuntan que Sánchez y Puerto son independentistas, "sin ninguna duda", pero defidenden tácticas diferentes: la actual vicepresidenta es partidaria de agotar las posibilidades de un referéndum de independencia pactado con el Estado antes de encarar la vía unilateral, en la línea del presidente Carles Puigdemont; mientras que Puerto considera que tal acuerdo es imposible y que no queda otra opción que el referéndum unilateral de independencia.

Reproches mútuos

Los partidarios de Puerto critican a Sánchez por intentar abarcar a otros colectivos, como el de la inmigración reciente, porque consideran que deben centrarse en hacer campaña a favor de la independencia de Cataluña entre las personas de lengua y cultura castellana. Insisten en que no son la Asamblea Nacional Catalana ni Ómnium Cultural, sino Súmate, una asociación que se dirige a los castellanohablantes. También se le reprocha a Sánchez que participara en la última Marató de TV3, que tenía como objeto recaudar fondos para investigar las lesiones medulares y cerebrales.

En realidad, Sánchez exhibe un perfil "más social", según indican sus seguidores, que le permite conectar con otras asociaciones y colectivos. En cambio, Puerto muestra un perfil "más económico", que le lleva a defender la independencia por los beneficios que supuestamente comportaría para los catalanes. Puerto fue director para Cataluña y Baleares de Banif (la actual Santander Private Banking), la banca privada del grupo Santander. En la actualidad está jubilado.

Las caras conocidas son sus diputados

Las caras más conocidas de Súmate no son las de sus candidatos a la presidencia sino las de sus parlamentarios: Gabriel Rufián, diputado de ERC en el Congreso; Eduardo Reyes, diputado de Junts pel Sí en el parlamento catalán; y Antoni Baños, cabeza de lista de la CUP en las últimas elecciones catalanas. Baños renunció al escaño porque su partido impidió que Artur Mas continuara como presidente.

Eduardo Reyes, cofundador y primer presidente de Súmate, participa en muy pocos actos de esta asociación. Fuentes internas confirman que "ya no viene". Un sector de asociados exigieron hace un año su cese por considerar que no era compatible ser presidente de Súmate y tener un escaño de diputado. En aquella ocasión, Montse Sánchez defendió la continuidad de Reyes, mientras que Puerto se alineó con los que pedían su cese. Este es otra discrepancia entre Sánchez y Puerto. Reyes fue substituido  por el ex sindicalista Chema Clavero. Este dimitió en diciembre pasado, ocho meses después.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad