El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y su abogado, el belga Paul Bekaert, en el juzgado de primera instancia de Bruselas. Foto: Efe

Puigdemont crea tensiones internas en el independentismo con su mítin

stop

El ex presidente de la Generalitat espera reunir 100.000 asistentes el próximo 29 de febrero en Perpinyà, pero en su organización crea discrepancias

Economía Digital

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y su abogado, el belga Paul Bekaert, en el juzgado de primera instancia de Bruselas. Foto: Efe

Barcelona, 15 de febrero de 2020 (18:20 CET)

La organización del mítin del Consell per la República, que está preparando Carles Puigdemont junto a los otros Consellers en la Catalunya Nord, se celebrará en pleno período pre electoral y espera reunir —gracias a la contratación de 700 autocares— a unas 100.000 personas. El acto, que recibe el nombre de “La república al centre (del món)” (que significa La Republica en el centro del mundo) se prevé que se inicie con un video de presos independentistas y dirigentes desplazados al extranjero.

Es un acto que ha dejado entrever roces internos en el independentismo. En este caso han sucedido en la preparación entre el Consell per la República y la asociación Òmnium Cultural, que reivindicaba un formato más transversal. Desde el Consell (órgano del que forman parte representantes de ERCJunts per Catalunya, la Crida, la ANC, un sector de la CUP y Demòcrates, entre otros) han respondido que "no solo Òmnium representa esta transversalidad".

Por todo esto, se ha dejado claro que la entidad que preside Jordi Cuixart no formaría parte de la organización de la estructura del acto. Pero esta no ha sido la única desavenencia interna, sino que, entorno a los detalles técnicos y organizativos ha llegado a dimitir la delegada en Perpinyà del Consell per la República.

Estas tensiones surgen paralelamente a dificultades internas en el Consell per la República para hilvanar consensos en el seno del independentismo. Òmnium, de hecho, ha sido invitada reiteradamente a formar parte del Consell pero se centra en la estrategia de trazar una ruta transversal de la mano de movimientos sociales y fuerzas progresistas.

Òmnium Cultural, por su parte, solamente colaborará a la hora de fletar los 700 autocares contratados, mientras que la ANC se hará cargo de los voluntarios y la seguridad. La cifra final puede superar los 100.000 asistentes, dada la proximidad de Perpinyà, que hará posible que muchos ciudadanos se desplacen hasta la ciudad francesa.

Actualmente, la organización está negociando con el ayuntamiento, dado que la gran afluencia prevista de asistentes puede superar la capacidad del espacio abierto donde se prevé celebrar el acto. 

La reivindicación del pulso al Estado

Según fuentes conocedoras de la organización del acto, Puigdemont exhibirá “la derrota del Estado” frente al “exilio”, marcando el perfil del la candidatura del partido a las puertas de las urnas. Los protagonistas en Perpinyà esperan "demostrar su libertad de movimientos pese a la justicia española". También señalan que el origen del acto es más personal que político, dado que quieren seguir visitando Perpinyà para encontrarse con familiares y amigos de Catalunya.

Respecto a la intervención de Anna Gabriel —exdirigente de la CUP— o de Marta Rovira —secretaria general de ERC—, sería bienvenida tanto si es presencial como si forman parte de los mensajes del video inicial. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad