¿Quién encargó las escuchas entre Sánchez-Camacho y la exnovia de Jordi Pujol Ferrusola?

stop

ESPÍAS

Alicia Sánchez-Camacho, en la sede del PP./EFE/Marta Pérez

11 de febrero de 2013 (17:59 CET)

La dirección del PSC se ha encontrado en la ejecutiva de este lunes con una sorpresa desagradable. Según algunas informaciones periodísticas, publicadas por El Mundo, el PSC habría encargado grabar un encuentro entre la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, y la exnovia de Jordi Pujol Ferrusola, María Victoria Álvarez Martín.

En esa conversación, en el transcurso de un almuerzo en un restaurante barcelonés, la exnovia del hijo de Pujol le habría confesado a Sánchez-Camacho actuaciones financieras ilícitas de Pujol Ferrusola.

El portavoz del PSC, Jaume Collboni, ha negado tajantemente que tenga algo que ver en esas escuchas y ha anunciado que iniciará accciones legales en contra del rotativo El Mundo si no rectifica. El Periódico también ha publicado el encuentro, pero no da por sentado, como si hace El Mundo, que el PSC estuviera detrás.

Las informaciones indican que la agencia de detectives Método 3 grabó ese encuentro que tuvo lugar en un restaurante de Barcelona el 7 de julio de 2010.

Sin relación contractual

Collboni ha sido tajante. “El PSC nunca ha utilizado, ni utiliza, ni utilizará métodos ilegales para hacer política”. Tras conocer la información, Collboni ha asegurado que el partido ha encargado a los servicios administrativos que buscaran las posibles relaciones contractuales con Método 3, sin encontrar ninguna.

Los socialistas no han querido entrar en posibles especulaciones, y sólo han insistido en que pedirán a El Mundo que rectifique. En caso contrario, emprenderán acciones judiciales.

Demanda de Sánchez-Camacho

Pero el hecho es que el encuentro se produjo. La presidenta del PP, Alicia Sánchez-Camacho, ha reaccionado con virulencia, pero no sobre la información en sí, sino por la grabación de las conversaciones. “Voy a presentar una demanda porque se ha vulnerado el derecho a la intimidad, el secreto de las comunicaciones y una serie de derechos fundamentales", ha afirmado Sánchez-Camacho.

La idea de la dirigente del PP es denunciar, tanto a quien encargó el espionaje como quien lo ejecutó. Acerca de la posibilidad de que fuera el PSC, ha sentenciado: “Espero que no sea así”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad