El presidente Quim Torra durante una reunión del gobierno catalán

Quim Torra urge un enemigo en Moncloa

stop

La Generalitat asegura que desea un gobierno español estable, pero JxCat y ERC votaron contra la investidura de Sánchez

Barcelona, 24 de julio de 2019 (04:55 CET)

Quim Torra necesita un enemigo en la Moncloa. Un presidente del gobierno que supere la investidura para dejar de ejercer en funciones. Y para que convoque un nuevo encuentro de Pedralbes de negociación con Cataluña. Estos contactos son imposibles mientras el gobierno de Pedro Sánchez esté en funciones.

La consejera de Presidencia y portavoz de la Generalitat, Meritxell Budó, reconoció este martes que quieren un gobierno español “estable y no en funciones" para poder tener un “interlocutor”. Aunque esto también supone tener un enemigo estable al que achacar los problemas políticos.

La declaración de Budó supone un cierto contrasentido: por una parte, defienden in gobierno estable para España y,por otra, este mismo martes han votado en contra de la investidura de Pedro Sánchez. De momento, no parece que cambien el sentido del voto en la segunda votación de investidura prevista para el jueves.

A través de Twitter, el propio Torra se encargó de echar más leña al fuego. Replicó al discurso de Sánchez con un “Por alusiones: lo volveremos a hacer”.

Esta es la frase que pronunció el presidente de Òmnium, Jordi Cuixart, al final de su alegato en el juicio del ‘procés’ ante el Tribunal Supremo. El sentido de las palabras de Cuixart es claro: volveremos a hacer el referéndum de independencia.

No obstante, este martes, la portavoz del gobierno de la Generalitat indicó que, en realidad, Torra lanzó este mensaje en las redes sociales para pedir un diálogo “sin exclusiones ni condiciones”. Es su interpretación.

La foto Sánchez-Torra

El gobierno de Torra desea que Sánchez supere la investidura aunque no estén dispuestos a votarle a favor. Solo cuando la haya superado, el presidente del gobierno español podrá reeditar el encuentro de Pedralbes  con el que se intentó una negociación con Cataluña. Como mínimo, los dos presidentes tuvieron la foto que andaban buscando.

Budó pidió a Sánchez que tenga más “generosidad” para “tender puentes”. Aunque los encuentros entre los gobiernos de Sánchez y Torra han acabado sin resultados, la Generalitat está muy interesada en que prosigan. Pueden utilizarlos para atribuirles el fracaso de la negociación.

En el Congreso de los Diputados, Sánchez se mostró abierto a una negociación con Cataluña pero siempre dentro de los límites de la Constitución y el Estatuto.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad