Rajoy cede a la presión y explicará el 'caso Bárcenas' en el Congreso

stop

Asegura que quiere comparecer para dar cuenta del “momento político"

Mariano Rajoy, este lunes en la Moncloa./EFE/Ballesteros

22 de julio de 2013 (16:37 CET)

Mariano Rajoy no nombra a Luis Bárcenas bajo ningún pretexto. Pero Bárcenas le persigue sin remisión. Hasta el punto de que el presidente del Gobierno ha cedido ante la presión, y la amenaza de la moción de censura del PSOE, y ha anunciado que comparecerá en el Congreso. Con su peculiar estilo, eso sí, ha indicado que quiere “dar todas las explicaciones” sobre la situación de la economía española y, de forma específica, sobre “el momento político”.

Rajoy ha afirmado, en la Moncloa, donde ha comparecido junto con el primer ministro de Rumanía, Victor Ponta, que desea ofrecer su “versión” y que pretende esclarecer “dudar sobre cuestiones que preocupan a la opinión pública”.

¿Relación con Bárcenas, el ex tesorero del PP? ¿Sobresueldos? ¿Cuentas en Suiza de Bárcenas? Rajoy no ha querido, en ningún momento, hacer referencia con nombre y apellidos al problema que impide el sueño a la cúpula del PP y a buena parte del Ejecutivo.

"Es bueno que comparezca"


La idea, ha explicado Rajoy, es comparecer a petición propia en el Congreso a finales de julio o principios de agosto. Y que así se lo ha comunicado al presidente de la cámara baja, Jesús Posada. “Es bueno que yo tenga una comparecencia en las Cortes”, ha afirmado. Esa comparecencia, por tanto, podria llegar la próxima semana.

La decisión de Rajoy representa, curiosamente, un alivio para el PSOE. El jefe de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, presentó la opción de la moción de censura como una salida para obligar a Rajoy a explicarse en el Congreso. Consciente de que, tal vez, era un arma excesiva para un objetivo en teoría menor, Rubalcaba esperaba la reacción del presidente del Gobierno, que, finalmente, ha llegado.

Pero Rajoy no podrá ocultar que sigue yendo arrastrado por las circunstancias. Que no lidera la agenda política, lastrado por el escándalo que sigue protagonizando Bárcenas. A pesar de todo ello, el Gobierno se refugia en algunos datos económicos, y en la próxima EPA, que se dará a conocer esta semana, y que indican una cierta tendencia de mejora.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad