De Guindos asegura que los mercados 'pasan' del 'caso Bárcenas'

stop

SALIDA DE LA CRISIS

El ministro De Guindos, en el IESE./EFE/Susanna Sáez

16 de julio de 2013 (17:16 CET)

Una conferencia en el IESE del campus de Barcelona. Un posterior almuerzo con ejecutivos, empresarios y miembros académicos de la escuela de negocios. Y una cierta tranquilidad por todo lo que ha realizado el Gobierno español en un año. El ministro de Economía, Luis de Guindos, el responsable del Ejecutivo español mejor valorado por la clase empresarial catalana, ha considerado este martes que los mercados no están penalizando el caso Bárcenas y que la estabilidad política está garantizada para poder mantener el ritmo de reformas que necesita la economía española.

De Guindos ha asegurado que lo que ha ocurrido en un año ha supuesto para España un enorme avance, que permite al país, “una financiación mucho más llevadera”, y una salida de la crisis, pese a las dificultades, más sólida.

Una de las grandes mejoras de España, que estuvo prácticamente sin poder financiarse hace justamente un año, porque “no había demanda de deuda española en los mercados internacionales, la ha experimentado el sector exterior.

Mejora del sector exterior

Por primera vez, según el ministro, España acabará el año con un superávit cercano al 2% del PIB en la balanza por cuenta corriente. Para De Guindos el factor clave es el crecimiento de las exportaciones, y ha minimizado que esa mejora en la balanza se deba también a un descenso en las importaciones, producto de la depresión de la demanda interna.

Hay dudas, principalmente en el sector financiero de toda Europa, según De Guindos, que impiden un salto importante de la economía, y que se rompa ese muro que supone la falta de crédito. Pero, en todo caso, España ha iniciado un cambio que se manifiesta en la mayor confianza que se ofrece en el exterior. “Eso no se va a romper, porque cuando se gana confianza se traslada en el tiempo, porque se percibe una tendencia positiva”.

¿Inestabilidad política?

Sin embargo, ese optimismo, matizado, se podría truncar si España entra en un proceso político inestable. Para De Guindos, se está demostrando que no es así, que la prima de riesgo –la diferencia entre el bono de la deuda española a diez años con el mismo bono a diez años de la deuda alemana-- se ha situado en los 300-310 puntos. Hace un año estuvo al borde los 700 puntos, lo que equivalía, casi, a un rescate.

“La agenda reformista no se va a detener, y sí me preocuparía que no fuera así, pero no lo veo, hay una gran estabilidad”, ha asegurado el ministro, quien ha recordado que el Gobierno español ha tomado decisiones muy complicadas, como la reforma energética, “nada fácil, porque ha implicado a muchos sectores”.


Para el titular de Economía, por tanto, los mercados hacen caso de lo que hace el Gobierno, de las reformas que se han puesto en marcha. Y esos mismos mercados ven “estabilidad y seguridad”.

La corrupción "existe"

De Guindos no ha escondido que en España se han detectado casos de corrupción, y que “existe” la corrupción, pero ha insistido en que el conjunto del país es una “sociedad que funciona”. Sin embargo, el ministro ha aseverado, más como un deseo de intenciones que como una descripción nítida de lo que sucede, que para asegurar que el país funcione es importante que “quien comete errores, los paga”.

Acompañado por el director general del IESE, Jordi Canals, De Guindos ha ido desgranando algunos datos, para concluir, aunque con prudencia, que “todos los indicadores de coyuntura apuntan a una misma dirección”, hacia la senda del crecimiento económico. También la próxima Encuesta de Población Activa, la EPA, de julio.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad