Recoder, acorralado en el Parlament por ATLL

stop

El consejero catalán advierte del ''alto precio a pagar'' que supondría revertir la externalización de la antigua empresa pública

EFE

El ex conseller de Territorio y Sostenibilidad, Lluís Recoder, durante una intervención en el Parlament, en 2012 / EFE/Andreu Dalmau
El ex conseller de Territorio y Sostenibilidad, Lluís Recoder, durante una intervención en el Parlament, en 2012 / EFE/Andreu Dalmau

Barcelona, 07 de julio de 2016 (17:56 CET)

El exconseller de Territorio y Sostenibilidad Lluís Recoder (CDC) ha advertido este jueves que revertir la externalización de la gestión de Aigües Ter Llobregat (ATLL) tendría "un alto precio a pagar" tanto económico como en imagen ya que dañaría la confianza de los inversores en el gobierno catalán.

Recoder se ha pronunciado así durante su comparecencia ante la comisión de Medio Ambiente y Sostenibilidad del Parlament, en la que debía responder a preguntas de los diputados sobre la proposición de ley presentada por el PSC para modificar un disposición de la ley 10/2011 que permitiría recuperar la gestión de la ATLL.

El que dirigió el proceso que llevó en 2012 a la adjudicación de la ATLL a un consorcio liderado por Acciona ha avisado que recuperar su gestión conllevará invertir unos recursos elevados y se ha preguntado si no sería preferible destinar los presupuestos de la Generalitat a ámbitos "con más rentabilidad social".

"Coste de imagen"

Además del gasto económico, Recoder ha advertido de que "tirar atrás" la decisión de externalizar la ATLL tiene también "un coste de imagen", y "de confianza de los inversores internos y externos". "Y el gobierno catalán seguro que necesitará generar confianza. Es un precio alto a pagar", ha dicho.

Ante las reiteradas preguntas de los diputados sobre los motivos que llevaron a externalizar la gestión de Aïgues Ter Llobregat, el ex conseller ha repetido una y otra vez que se llevó a cabo porque el Govern necesitaba "inyectar liquidez" a sus cuentas de manera inmediata y reducir el déficit de la Generalitat.

"No teníamos mucho margen y nos desprendimos de una de las joyas de la corona", ha subrayado, tras recordar que en 2011 la compañía arrastraba pérdidas de unos 34 millones de euros cada año y una deuda de 700 millones, además de deber 95 millones a proveedores.

El ex conseller ha reiterado que los motivos que llevaron al Govern a externalizar la gestión de esta empresa pública fueron "exclusivamente económicos".

Necesidad de liquidez 

"Necesitábamos los recursos. No fuimos entusiastas de la decisión. La ATLL funcionaba, con un gestión que era excelente, no en el ámbito económico-financiero, pero faltó la valentía y la decisión de subir el precio del agua", ya que su precio de venta estaba por debajo del coste de producción, según ha denunciado Recoder.

El gobierno catalán adjudicó la gestión de ATLL a finales de 2012, días antes de las elecciones catalanas, a un consorcio liderado por Acciona junto al banco de inversión brasileño BTG Pactual.

Posteriormente, Agbar impugnó la adjudicación, lo que derivó en una batalla judicial en la que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) acabó anulando el procedimiento de concesión, en una decisión que tanto la Generalitat como Acciona y sus socios han recurrido al Tribunal Supremo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad