stop

Carles Puigdemont insiste en la ambigüedad y emplaza a Mariano Rajoy a abrir un diálogo durante los "próximos dos meses"

Economía Digital

Puigdemont no responde a Rajoy si declaró la independencia. Puigdemont conversa con el presidente del grupo parlamentario de Junts pel Sí, Lluís Corominas, tras asistir a la tradicional ofrenda ante la tumba de Lluís Companys. EFE/Marta Pérez

Barcelona, 16 de octubre de 2017 (08:32 CET)

Carles Puigdemont mantiene la calculada ambigüedad en su pulso con el Gobierno de España. En la carta a Mariano Rajoy el presidente catalán evita responder de manera clara y directa si declaró o no la independencia de Cataluña, tal y como le reclamaba la Moncloa. En esta contestación, conocida públicamente antes de finalizar el plazo (10.00 de este lunes), Puigdemont emplaza de nuevo a Rajoy a abrir un diálogo a través de una mediación en los “próximos dos meses”.

“La suspensión del mandato político surgido de las urnas el 1 de octubre demuestra nuestra firme voluntad de encontrar la solución y no el enfrentamiento. Nuestra intención es recorrer el camino de forma acordada tanto en el tiempo como en las formas. Nuestra propuesta de diálogo es sincera y honesta”,  apunta Puigdemont en la carta.

“Por todo ello, durante los próximos dos meses, nuestro principal objetivo es emplazarle a dialogar y que todas aquellas instituciones y personalidades internacionales, españolas y catalanas que han expresado su voluntad de abrir un camino de negociación tengan la oportunidad de explorarlo”, continúa.

En la carta de dos páginas, con un anexo a varias “referencias documentales”, que incluyen entre otros archivos un enlace a la ley del referéndum o a los informes de los observadores designadas por la Generalitat para el 1-O,  Puigdemont se anima a lanzar “dos peticiones”. 

Puigdemont: "Nuestra intención es recorrer el camino de forma acordada tanto en el tiempo como en las formas"

La primera llama a “revertir la represión contra el pueblo y el gobierno de Cataluña”. Y cita, como ejemplo de esta supuesta represión, la comparecencia este mismo lunes como imputados ante la Audiencia Nacional de Josep Lluís Trapero y los líderes de la ANC y Òmnium. “Nuestra propuesta de diálogo es sincera, pese a todo lo ocurrido, pero lógicamente es incompatible con el actual clima de creciente represión y amenaza”, señala.

La segunda petición propone concretar "lo antes posible, una reunión que nos permita explorar los primeros acuerdos”. “Con buena voluntad, reconociendo el problema y mirándolo de cara, estoy seguro que podemos encontrar el camino de la solución”, concluye.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad