Rivera romperá con Rajoy si pacta con Convergència

stop

Ciudadanos se benefició del acuerdo con CDC en la Mesa del Congreso, pero quiere ahora elevar el precio de su posible "sí" a la investidura del líder conservador

Juan Carlos Girauta y Albert Rivera, en el Congreso. / EFE

Barcelona, 20 de julio de 2016 (17:37 CET)

Albert Rivera romperá con Mariano Rajoy si el PP pacta con los nacionalistas. El hecho de que diez votos se sumaran al acuerdo entre el PP y Ciudadanos --169 votos--, para designar a los miembros de la Mesa del Congreso, y que, al menos cinco, llegaran desde las filas de Convergència, ha irritado al partido de Rivera, que asegura ahora que variará su voto y podría pasar de la abstención al voto en contra de Rajoy.

¿Se trata de una pataleta siguiendo el guión de Ciudadanos, o una amenaza real? Albert Rivera lo ha expresado en su cuenta de twitter, pero uno de los miembros de la dirección del partido, el vicesecretario general, José Manuel Villegas, lo ha explicado con claridad. La idea es que Ciudadanos "no tolerará que se pacte con los que quieren romper España".

El caso es que el PP acordó con Convergència y el PNV las votaciones en el Congreso para que el pacto previo de Rajoy con Rivera –ceder al partido naranja la vicepresidencia primera y una secretaría-- saliera adelante. Y para ello se debía estudiar todo con detalle. Aunque el portavoz de CDC, Francesc Homs, ha negado cualquier componenda, ha sido el portavoz del PP, Rafael Hernando quien defendió los "acuerdos puntuales con CDC y PNV".

El papel de CDC en la legislatura

Y esa votación, de hecho, benefició a Ciudadanos, que pudo colocar a José Ignacio Prendes en esa vicepresidencia primera. La idea de Ciudadanos es que esos 64 votos que se necesitaban –en la votación sobre los miembros de la Mesa del Congreso-- los debía lograr el PP, sin preguntarse ahora cómo los podía conseguir.

Más allá de esa posición de Rivera, el acuerdo –que ha existido, y que facilita las cosas a Convergència para tener grupo propio en el Congreso, y para que el PNV tenga presencia en la Mesa del Senado, además de su grupo propio-- la reacción de Ciudadanos sitúa sobre la mesa el papel de los nacionalistas en la nueva legislatura.

El guión de Margallo

El PP quiere contar con ellos. Es más, sus dirigentes quisieron este miércoles sacar pecho para mostrar que no están "aislados", en palabras de Hernando. Un hombre fuerte del Gobierno de Rajoy, José Manuel García Margallo, se mostró contundente: "en algunas cosas no nos pondremos de acuerdo, como en su proyecto independentista, pero en otras se puede llegar a pactos concretos".

En cualquier caso, para Rajoy lo urgente es cómo asegurar su investidura. Con la abstención de Ciudadanos no tiene suficiente. El PSOE se niega a la abstención, y, por tanto, la baza del líder del PP pasa por el 'sí' de Rivera, y la abstención de los nacionalistas.

Esa tela de araña se irá tejiendo en los próximos días. De momento, Ciudadanos intenta encarecer su posible voto afirmativo, con una nueva demonización de los nacionalistas. 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad