El Gobierno insta a Puigdemont a ir al Senado antes del viernes. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, durante su comparecencia este lunes en la Moncloa. EFE/Chema Moya

Sáenz de Santamaría: el 155 se puede adaptar a lo que pase esta semana

stop

Sáenz de Santamaría mantiene que Puigdemont aún puede ir al Senado antes del viernes y evitar la aplicación del artículo 155

Economía Digital

El Gobierno insta a Puigdemont a ir al Senado antes del viernes. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, durante su comparecencia este lunes en la Moncloa. EFE/Chema Moya

Barcelona, 23 de octubre de 2017 (12:00 CET)

Con el artículo 155 en marcha, el Gobierno mantiene el discurso: Carles Puigdemont sigue a tiempo de rectificar y evitar la intervención de la Generalitat por parte del Ejecutivo. “El Govern tiene la posibilidad de ir al Senado y hacer las alegaciones que quieran”, ha declarado la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, en una entrevista en Onda Cero -emisora aliada de Economía Digital-.

La Cámara alta “tiene capacidad de adaptarse a lo que Puigdemont y el Parlament hagan”, ha asegurado sobre la posibilidad de que las instituciones catalanas descarten de manera rotunda, antes del viernes, que se haya producido una declaración unilateral de independencia (DUI). “Lo mejor es que las cosas se digan pública y abiertamente”.

Minutos después y en una entrevista, esta vez con Telecinco, Sáenz de Santamaría ha reconocido que el gobierno catalán tiene ya “poco tiempo para hacerlo”, evitando entrar en hipótesis sobre si Puigdemont optará o no por anunciar unos comicios en Cataluña en los próximos días. "Ese trámite [el de acudir al Senado] va a estar ahí. Y va a decir mucho de cómo entiende la democracia el señor Puigdemont", ha asegurado.

Más allá de dejar esta pequeña rendija abierta para los días venideros, Sáenz de Santamaría se ha mostrado este lunes rotunda sobre cómo se ejecutará el 155 una vez el pleno del Senado dé su visto bueno. Si Puigdemont opta por no abandonar su cargo y su despacho, el presidente catalán “dejará de cobrar”.

“Si la Constitución destituye a Puigdemont y sus consejeros, [éstos] cesan automáticamente. Sus cargos emanan de la Constitución, no de Dios”, ha asegurado. En cambio, “si la administración catalana cumple su obligación, la aplicación del 155 será la estrictamente necesaria", sostienen desde la Moncloa.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad