El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, durante una reunión en el Palacio de la Moncloa con el líder de Podemos Pablo Iglesias./EFE
stop

El presidente del Gobierno tacha la consulta de Podemos sobre la investidura de "mascarada"

Economía Digital

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, durante una reunión en el Palacio de la Moncloa con el líder de Podemos Pablo Iglesias./EFE

Barcelona, 15 de julio de 2019 (11:25 CET)

Pedro Sánchez ha dado este lunes por rotas las negociacions con Pablo Iglesias para su investidura. El presidente del Gobierno en funciones considera que la consulta planteada por Unidas Podemos a sus bases sobre el particular es una "mascarada" y que, en la práctica, supone la ruptura de las conversaciones.

Sánchez considera que la consulta a los inscritos en Podemos está "trucada" y "no recoge la realidad", porque no hace constar, argumenta, las ofertas que le ha hecho a Iglesias, y, en particular, la última, que incluía, ha explicado el presidente, reservar ministerios para "personas cualificadas del ámbito de Podemos

Entrevistado en la cadena SER, Sánchez ha subrayado que es la primera vez en el actual periodo democrático en que se hace una oferta así a un partido que quedó cuarto en las elecciones, y ha acusado a Iglesias de usar la consulta a sus bases para justificar su voto negativo en el pleno de investidura de la semana que viene.

Discrepancias entre Sánchez e Iglesias

En ese sentido, ha advertido que la oferta de ministerios ya no está vigente porque decayó cuando el viernes Podemos anunció e inició su consulta.

El líder del PSOE ha insistido en que le pueden proponer nombres para asumir carteras ministeriales, pero no imponérselos, porque ésa es su potestad y su responsabilidad como presidente del Gobierno. "No me gustan los vetos, pero tampoco acepto imposiciones; debo tener la capacidad de decidir lo que tengo en el Consejo de Ministros", ha dicho Sánchez, quien ha reconocido que siempre ha tenido "muchas dudas" ante la posibilidad de incorporar a Iglesias al ejecutivo.

"Los dos somos líderes de dos partidos con diferencias sobre temas de gran importancia como la cuestión catalana, por eso siempre es mejor sortear esas discrepancias entre las dos organizaciones proponiendo un gobierno de cooperación con el PSOE dentro y Podemos fuera", ha argumentado.

Votación polémica

La pregunta que Podemos ha hecho a sus bases es: "¿Cómo deben votar los diputados de Podemos en la sesión de investidura de la décimotercera legislatura?".

Los inscritos pueden escoger entre dos opciones. La primera dice así: "Para hacer presidente a Sánchez es necesario llegar a un acuerdo integral, programático y de equipos sin vetos donde las fuerzas de coalición tengan una representación claramente proporcional a sus votos". La segunda opción dice: "Para hacer presidente a Sánchez ya sea mediante el voto a favor o la abstención basta con la propuesta del partido socialista, es decir, un gobierno diseñado únicamente por el PSOE, colaboración en niveles administrativos subordinados al gobierno y acuerdo programático".

La votación ha suscitado también reproches internos en la formación morada. Tanto la líder de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, como el exsecretario general en la comunidad de Madrid Ramón Espinar la han criticado abiertamente en las redes sociales. Rodríguez la consideró el viernes tendenciosa y "un verdadero insulto a la inteligencia" que "solo servirá para regalarle" los votos al PSOE. Y Espinar se sumó el sábado y dijo que "la votación planteada por la dirección no tiene un pase".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad