El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Congreso de los Diputados. Foto: EFE/Mariscal

Sánchez llama a filas a sus diputados con directrices para el martes

stop

El PSOE pide a sus diputados que pasen la noche previa en Madrid y Lastra acusa a Arrimadas de buscar un “tamayazo”

Barcelona, 05 de enero de 2020 (19:45 CET)

La votación de este domingo se ha saldado con 166 votos a favor y 165 en contra. Una mayoría que es insuficiente en la primera votación  — se  necesita mayoría absoluta —  de la investidura pero que sí que es válida para el segundo asalto  — basta con mayoría simple — , previsto para dentro de 48 horas. Pero Pedro Sánchez no se fía y ha llamado a filas a todos sus diputados porque no quiere sustos.

A través de un mensaje de texto, el PSOE ha dado orden a aquellos diputados que viven lejos de Madrid que pasen la noche en la capital, señalando los riesgos que existen de ir en coche al Congreso un 7 de enero, en pleno regreso de las vacaciones de Navidad.

La tensión es máxima. Un hipotético empate a 165 votos (lo que suma el bloque de la derecha) tumbaría la investidura y dinamitaría los pactos alcanzados, abocando al país a una terceras elecciones.

Los primeros sobresaltos ya los ha recibido. Ana Oramas, de Coalición Canaria, sorprendió a todos ayer, sábado, y anunció que votaría no a Sánchez, en contra de lo pactado antes de la sesión de investidura. Para el partido de las islas es inasumible el pacto que el PSOE ha firmado con ERC, pues entiende que entrega la soberanía nacional a los independentistas. 

Otro partido que giró el sentido de su voto por las mismas razones fue el PRC. El partido cuyo rostro más conocido es el de Miguel Ángel Revilla no ha querido votar a favor de Sánchez, arriesgándose a que desde el PSOE rompan el pacto autonómico que tiene con ellos en Cantabria. 

La aritmética se ha apretado todavía más desde que una diputada de En Comú Podem se ausentara por motivos médicos, al igual que lo hizo 24 horas antes Íñigo Errejón, el líder de Más País.

Nervios en el PSOE: Lastra culpa a Cs de buscar un "tamayazo"

Adriana Lastra, portavoz parlamentaria del PSOE, ha arremetido este domingo con dureza contra los representantes de PP, Ciudadanos y Vox, a quienes ha tachado "radicalizados y desmesurados" porque solo reconocen los resultados electorales cuando son un beneficio para ellos.

Aún más dura ha estado con la portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas, a la que ha acusado de “alentar tamayazos”, en alusión al caso de los dos diputados tránsfugas que impidieron en 2003 que el PSOE gobernara en la Comunidad de Madrid, provocando que se repitieran elecciones y propiciando que el PP siguiese en el poder.

“No sé con qué tipo de diputados está acostumbrado a tratar usted, pero los de esta cámara no son tránsfugos. Si pensaba traer una bolsa con dinero se lo vamos a ahorrar. En política hay algo peor que estar en la oposición, estar en la irrelevancia ", le pronunció a la dirigente naranja

Inés Arrimadas, aprovechó esa intervención para burlarse de su currículum mostrando una hoja de papel en la que se podía leer “CV Adriana Lastra”, y únicamente aparecía el logo del PSOE.

A Vox: “El partido del odio”

La portavoz socialista se ha referido a los diputados de Vox directamente como "la anti España" y les ha acusado de alimentarse de la "incertidumbre y el temor”.  "No quieren construir una España mejor ni devolver a España su grandeza, sino destruir lo que nos hace grandes, la libertad y la justicia social", les ha espetado. 

Lastra les ha destacado que van a desmontar sus "mentiras como la de afirmar que la ley de violencia de género no funciona, cuando ha permitido que 30.000 mujeres cuenten con protección policial". “No sigan buscando más, la anti-España son ustedes, el partido del odio” ha zanjado la portavoz.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad