El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la embajada española en Colombia. Imagen: EFE/J.J. Guillén

Sánchez no quiere ver a Torra hasta después del 1-O

stop

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aplaza su segundo encuentro con el presidente de la Generalitat, Quim Torra, a después del 1-O

Economía Digital

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la embajada española en Colombia. Imagen: EFE/J.J. Guillén

Barcelona, 30 de agosto de 2018 (10:28 CET)

El diálogo entre la Moncloa y la Generalitat tendrá que esperar. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha decidido aplazar la reunión con el presidente de la Generalitat, Quim Torra, prevista para la vuelta del verano. El encuentro, enmarcado en el deshielo de relaciones entre las dos instituciones que trata de impulsar el jefe del Ejecutivo, no se producirá "al menos hasta octubre", según informa este jueves La Razón.

La primera reunión entre Sánchez y Torra se celebró el 9 de julio, en un clima de cordialidad aunque sin acuerdos concretos. Posteriormente, el 1 de agosto se celebró la primera reunión de la comisión bilateral Estado-Generalitat desde 2011, en la que el Gobierno puso sobre la mesa inversiones en Cataluña y el posible levantamiento de recursos del Gobierno a leyes autonómicas, pero dejó fuera la autodeterminación que reclama Torra.

La previsión de ambos gobiernos es celebrar un segundo encuentro entre los dos presidentes en otoño en el Palau de la Generalitat, en una fecha todavía por definir. Previamente, en septiembre se reunirán los grupos de trabajo que dependen de la comisión bilateral para analizar de qué leyes catalanas impugnadas ante el Tribunal Constitucional podría el Gobierno levantar los recursos.

Cuando Sánchez acuda al Palau, se encontrará con un clima político marcado por la conmemoración de la votación ilegal del 1 de octubre y el aniversario de la aprobación de la declaración de independencia. Además, Torra trasladará la tensión al Parlament al plantear una votación sobre los lazos amarillos y volver a votar las leyes catalanas suspendidas por el Constitucional.

Sánchez confía en que Torra no se salte la ley

El presidente del Gobierno, según ha trasladado a los periodistas durante su gira por Latinoamérica, confía en que Torra no atente contra el Estado de Derecho en otoño pese a las efemérides de las fechas clave del proceso independentista. Sánchez ha reiterado que el Ejecutivo está abierto a mejorar el autogobierno de Cataluña sin aceptar la autodeterminación.

El Ejecutivo prevé que las negociaciones con Torra se encuadren dentro de la Constitución y el Estatut, cuya posible reforma deberían votar los catalanes en un referéndum. Además, el Gobierno celebrará un Consejo de Ministros en Barcelona para escenificar el acercamiento. El presidente catalán, ajeno a los planes de Sánchez, insiste en buscar el "momento" para reactivar los planes secesionistas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad