Sectores de Convergència piden la cabeza de Francesc Homs

stop

Silvia Requena, que se presentó a las primarias frente al jefe de filas al Congreso, defiende que "no se le puede dejar en sus manos" ninguna decisión sobre las relaciones con el Gobierno central

El convergente Francesc Homs, diputado en el Congreso / EFE

Barcelona, 04 de agosto de 2016 (13:49 CET)

La decisión de la Mesa del Congreso de dejar a Convergència sin grupo propio ha irritado a sectores del partido, ahora rebautizado como Partit Democràta Català. Pero las iras no se dirigen hacia el PP, o hacia Ciudadanos, como ha hecho Artur Mas, sino directamente contra Francesc Homs, al que piden su cabeza.

Una de las dirigentes que ha dado la cara es Silvia Requena, que se presentó a las primarias para elegir al candidato al Congreso frente a Homs. Requena asegura a Economía Digital que el partido debe "repensar" el papel de Homs, después de constatar que hubo una negociación previa con el PP para asegurarse ese grupo propio.


Prácticas del pasado

Requena formó parte de la candidatura del ex conseller de Justícia, Germà Gordó, para dirigir el nuevo PDC. La candidatura no tenía posibilidades de prosperar, y, en el último minuto, Gordó decidió renunciar. La nueva dirección del PDC la encabeza Marta Pascal y David Bonvehí, con Artur Mas y Neus Munté como presidente y vicepresidenta del partido, respectivamente. Pero el movimiento interno persiste en el partido, al comprobar que se mantienen prácticas del pasado. Requena, en un artículo en El Nacional, asegura que las relaciones entre el Gobierno central y la Generalitat se han establecido, en muchas ocasiones, entre presidentes, de forma directa.

Pero que, sea cual sea la fórmula, y la fuerza que puedan tener los ocho diputados del PDC en el Congreso "es fácil imaginar que para escribir nuevos episodios en esta historia, la nueva dirección del PDC ja esté viendo que no puede dejar en manos de Homs estas decisiones".

La dirigente de la ex Convergència, que cree que, en realidad, le hizo un favor a Homs al presentarse a unas primarias que permitieron al dirigente nacionalista una mayor proyección mediática, responsabiliza a Homs directamente del desastre de haberse quedado sin grupo propio.

"Decir que el voto es secreto –las explicaciones de Homs sobre la elección de Ana Pastor como presidenta del Congreso con votos de diputados de CDC-- en uno de los momentos más determinantes de la historia del partido es inexplicable. El mandato representativo no puede ser excesivo como hizo Homs ante todos los medios de comunicación, y sin haber consultado a nadie de la reciente estrenada dirección del PDC".


Las no explicaciones de Homs

Insiste Requena, con una pregunta: "¿A quién hay que responsabilizar? Recordemos que Homs se presentó en las elecciones del 26J como Conververgència. Lo hizo en un contexto de inmediata desaparición del viejo partido y sin saber aún cuál sería la organización resultante. Pero ahora sabe perfectamente quiénes son los dirigentes, y como deben comenzar a caminar. Por eso resulta tentador volver a expulsarse las responsabilidades en las siglas antiguas".

Requena lamenta que la decisión de quedarse sin grupo propio va mucho más allá para el conjunto del catalanismo. "Asistimos a la constatación que la pérdida del espacio político del partido ya es un hecho". (…) "Para los catalanes centristas mucho más, porque la pérdida del grupo es lo mismo que decir que pasamos a ser una fuerza testimonial, un sinónimo".

La dirección del partido deberá tomar partido ante esos movimientos internos, y la falta de proyección institucional en Madrid.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad