Solomont incide en que Alemania es el problema y la solución de España y Europa

stop

CONFERENCIA

Solomont y Piqué, en el Cercle d'Economia./EP

15 de febrero de 2013 (12:10 CET)

El embajador de Estados Unidos en España, Alan Solomont, es consciente de la simpatía que genera. Representa al presidente norteamericano, Barack Obama, más popular en España. Y, aunque no habla español con fluidez –lo está aprendiendo, y no lo conocía cuando llegó a Madrid hace tres años, algo ciertamente complicado de entender-- Solomont tambíen muestra hacia España un aprecio especial. Conoció el país de joven, y ha comprobado la enorme evolución social y económica del conjunto de España.

Solomont pronunció una conferencia este jueves en el Cercle d'Economia, presentado por su presidente, Josep Piqué, exministro de Exteriores. Y, con el convencimiento que ha guiado siempre a la diplomacia norteamericana, el de que la política exterior es, principalmente, política económica, Solomont admitió que “la vuelta de España al crecimiento será lenta", pero que ha comenzado a virar, como aseguró el presidente del BCE, Mario Draghi, hacia el camino correcto.

Tercer inversor en España

El embajador de EEUU, recordó que su país “es la tercera fuente de inversión en España, y la cuarta en Catalunya", y elogió las reformas emprendidas por el Gobierno de Mariano Rajoy, al que tendió la mano. En reiteradas ocasiones, durante su conferencia, insistió en que esas relaciones bilaterales interesan a las dos partes. Piqué asentía de forma significativa. Con él al frente de Exteriores, España inició un cambio en la política exterior, dirigida hacia el eje atlántico, persuadido por José María Aznar. El camino comenzó bien, pero acabó fatal con la guerra de Irak, que la sociedad española nunca entendió. Solomont hizo referencia a esa cuestión, recordando que el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero tomó decisiones “sin consultar”, en referencia a la retirada de tropas españolas de Irak.

Pero las cosas han cambiado. Y esas relaciones vuelven a ser muy estrechas. Lo son con un presidente demócrata en EEUU y un presidente del PP en España. Solomont insistió en la importancia de las empresas españolas en el exterior. Y se refirió en concreto a la presencia en Estados Unidos de empresas como Mango, Grífols y Abertis. “La salud económica de España y de Europa es de una importancia primordial para EEUU”, afirmó, pero reconoció que la crisis de la eurozona no la puede resolver Estados Unidos.

Alemania y la política interna

Ahora bien, el embajador mostró la apuesta de la Administración Obama por incentivar la economía, sin una defensa tan cerrada de los planes de austeridad y de ajuste fiscal, como ocurre en la zona euro. Y, aunque no quiso explayarse, sí dejó claro, a su manera, que el gran problema, pero también la gran solución para España y el conjunto de Europa, es Alemania, y, en concreto, su política interna. Así, Solomont destacó una conversación que tuvo con un responsable norteamericano del Departamento de Comercio. “Le pregunté cuál era la mayor amenaza para España y me contestó: 'la política interior alemana'", aseguró.

¿La independencia de Catalunya? "Asunto interno de España"

Y, como se esperaba la pregunta, debido al clima generado en Catalunya, donde a cada diplomático o dirigente empresarial extranjero se le aborda con la misma cuestión, Solomont cogió un papel que llevaba escrito y lo leyó: "EEUU reconoce la cultura y las tradiciones únicas de Catalunya”, pero considera que la cuestión de la soberanía de Catalunya es “un asunto interno de España". El embajador se mostró confiado en que las dos partes “resuelvan la cuestión de acuerdo con las leyes y la Constitución”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad