Soria y Montoro pactan, por fin, la reforma energética

stop

ELECTRICIDAD

José Manuel Soria en un acto de KPMG | EP

10 de julio de 2013 (11:47 CET)

El Gobierno ha logrado ponerse de acuerdo consigo mismo sobre la reforma energética. El ministro de Industria, José Manuel Soria (PP), y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro (PP), han pactado el reparto de los costes del sistema eléctrico.

La solución consistirá en la reducción de las ayudas a las energías limpias e implicará al erario. El acuerdo se basa en un crédito extraordinario con cargo a los presupuestos generales de 2.200 millones.

El departamento dirigido por Montoro se ha comprometido a asumir una parte, según fuentes del Gobierno consultadas por Economía Digital. Hacienda matiza que el pacto sea total.

Bloqueo político

Las fricciones bloqueaban desde hace semanas el nuevo proyecto. Mariano Rajoy (PP) lo considera como una de las revisiones clave para modernizar la economía española.

En esencia, los dos ministros tenían ideas diferentes sobre cómo atajar el déficit de tarifa. Es decir, quién debía asumir el desfase acumulado de 26.000 millones y frenar su crecimiento. El lobby energético entiende que a los consumidores les toca arremangarse, pero Soria ha limitado la posibilidad.

Respiro para el consumidor

Este viernes, el Consejo de Ministros dará luz verde al nuevo marco. La teoría es que mientras las cuentas públicas asuman parte de los costes, el Gobierno evitará que se produzcan fuertes subidas de luz.

"En estos momentos, España no está en situación de permitirse una subida de la electricidad del 15% ni de ningún otro orden", ha dicho Soria en Onda Cero.

El 15% del encarecimiento sería el resultado de cargar sobre los consumidores toda la solución al déficit de tarifa. Implicaría un incremento del 30% en la parte regulada del recibo de la luz, que tiene un peso cercano a la mitad del precio.

Menos renovables

Todo apunta a que se lanzará un órdago a las energías limpias. “El interés general es que disminuyan los costes del sistema” y “eso supone disminuir la retribución a determinadas actividades”, según Soria.

Las primas, una situación áspera que afecta a la seguridad jurídica del país, sufrirán una revisión profunda.

El coste de la eólica puede alcanzar los 90 euros, frente a los 220 euros de la termosolar o los 450 euros de la fotovoltaica, frente al precio medio del megavatio, que es 50 euros. La nuclear mejora la cifra hasta la mitad. Las ayudas iban encaminadas a compensar esas diferencias.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad